Alemania, Estereolitografía, Impresión 3D, Impresoras 3D, Vidrio

Imprimir en 3D con vidrio es posible

Imprimir en 3D usando cerámica o vidrio es un desafío. Uno de los motivos por los que resulta tan complejo lograr una impresión 3D de calidad empleando estos materiales es que se requieren temperaturas muy altas para que adquieran el estado líquido necesario para su extrusión. Hablamos de más de 1000° C, cuando los plásticos y resinas precisan únicamente entre 80° y 150° C.
 
Sin embargo, en Alemania han desarrollado un método que prescinde de las altas temperaturas para poder imprimir con vidrio. Una impresora estereolitográfica con luz ultravioleta solidifica capas superpuestas de un nanocompuesto especial y así logra construir piezas de vidrio de alta calidad, transparente y no poroso.
 
El compuesto es un líquido similar a la resina que se usa generalmente en este tipo de impresoras 3D. Pero en este caso contiene nanopartículas de sílice -vidrio en polvo-.
 
El proceso de impresión es igual al de cualquier impresora estereolitográfica. La diferencia está al culminar la impresión: la pieza debe ser calentada en un horno para eliminar la resina y convertir las nanopartículas de sílice en vidrio.
 
El esfuerzo vale la pena, ya que el vidrio es uno de los materiales más usados en la ciencia, la industria, el arte y la sociedad en general. Los atributos que lo hacen tan popular y que alientan a los innovadores en tecnología 3D a conseguir los mejores resultados en su impresión son su transparencia óptica, sus propiedades aislantes, y su resistencia mecánica, química y térmica.
 
Además, el compuesto puede teñirse con sales mecánicas para obtener vidrio de distintos colores.
 
Aquí puedes leer más información sobre Impresión 3D con Vidrio.

Autor


Avatar