Bioimpresión, Bioimpresora, España, fabricación digital, Impresión 3D, Impresoras 3D, Medicina, Trimaker

MEDICINA 3D: HOSPITALES ESPAÑOLES INCORPORAN IMPRESORAS 3D A SUS EQUIPOS

Hace tiempo que la impresión 3D comenzó a ser una parte importante de la medicina y de la sanidad en el mundo.
 
En este artículo vamos a centrarnos en España, donde la tecnología aditiva ha comenzado a instalarse en el campo de la medicina y, más específicamente, en los hospitales. Su incorporación supone un ahorro y una rentabilidad clave para el mejor desarrollo en este campo.

 

En el último año el uso de este tipo de tecnología ha multiplicado sus ventas y sus aplicaciones, siendo su principal consumidor el sector industrial, pero no el único.

 

La bioimpresión

 

BRECA Healthcare, un centro de innovación radicado en Granada, España, ofrece, entre otros servicios, productos basados en tecnologías de impresión 3D con diferentes materiales, sistemas de fabricación 3D para medicina regenerativa y escaneado 3D de geometrías.

 

Hace diez años, su fundador José Baena era un investigador que diseñaba implantes a medida y pensaba que la impresión 3D podría usarse para hacer implantes personalizados incluso cuando esta tecnología no era tan popular como lo es ahora.

 

TRIMAKER, IMPRESIÓN 3D, IMPRESORA 3D, MEDICINA, BIOIMPRESIÓN. ESPAÑA, SANIDAD, CENTROS SANITARIOS

 

Baena, también fundador de la empresa Regemat3D, considera que si bien las ciencias biológicas pueden beneficiarse mucho de estas gamas de tecnologías diferentes, no es cierto que se puedan imprimir órganos funcionales a corto plazo. Cree importante dejar claro que lo que se imprime con una bioimpresora no es un pañuelo sino una matriz, un andamio, con células en 3D que se comportan de manera similar a las células in vivo. Sin embargo, es necesario un procedimiento adicional para implantar el tejido funcional. El estrés mecánico después de la impresión y otros factores juegan un papel importante en los resultados para el tejido.

 

Surgen muchas oportunidades para regenerar lesiones gracias a la la combinación de dispositivos médicos sintéticos hechos a medida impresos en 3D y estructuras de bioimpresión. Antiguamente, la geometría y el rendimiento de los dispositivos médicos en cuanto a tamaño eran una restricción. Ahora, con la impresión 3D, existe una solución personalizada que combina un dispositivo médico sintético con uno bioimpreso biodegradable. Un dispositivo médico sintético hecho a medida ayuda a mantener la estructura y promover la integración del tejido vivo bioprinted.

 

Hay muchas cosas que podemos hacer y estoy seguro de que en el futuro vamos a resolver muchos problemas con estas tecnologías emergentes, pero como siempre digo en mis presentaciones: mantén la calma y regresa al laboratorio.

 

LA INCORPORACIÓN DE LA IMPRESIÓN 3D EN CENTROS SANITARIOS

 

El Hospital Universitario Miguel Servet en Zaragoza incorporó a sus numerosos equipos una impresora 3D con el objetivo de confeccionar piezas a un precio más rentable. Un gran avance, incluso para aquellos que no están familiarizados con esta tecnología, que puede economizar la solventación de los hospitales.

 

Desde su incorporación, en el año 2017, ha prestado servicio a numerosos departamentos. Dar soporte a equipos de electromedicina o desarrollar un pulsador adaptado a alguna de las partes que el paciente pueda mover para llamar al equipo de enfermería son algunas de las aplicaciones que ya se han desarrollado gracias a la versatilidad de la impresión 3D.

 

En este hospital la impresora trabaja 24 horas al día por la demanda actual de piezas. Sin embargo, el tiempo de fabricación de piezas se ha reducido y los problemas son rápidamente resueltos a medida que surgen. La realización de prototipos impresos también ha favorecido a la solventación de la institución.

 

“El que no vea esa rentabilidad es que no quiere verla. Esto es rentable sí o sí”, afirma José Ramón, director de seguridad del hospital.

 

TRIMAKER, IMPRESIÓN 3D, IMPRESORA 3D, MEDICINA, ESPAÑA, SANIDAD, CENTROS SANITARIOS, SALUD, BIOIMPRESIÓN

 

Por otro lado, en Málaga, el Hospital Regional Universitario comenzó a integrar instrumentos impresos en 3D para ciertas operaciones quirúrgicas. La impresión 3D se está integrando en lo cotidiano de una manera pequeña pero significativa. Las piezas ya han sido utilizadas exitosamente en más de 30 procedimientos diferentes.

 

Al estar impresas aditivamente, las herramientas se hacen a medida de cada paciente luego de un cuidadoso trabajo de escaneos y ecografías para su confección. Además, se utilizó un material plástico esterilizable adecuado para el uso dentro de un entorno estéril como son los quirófanos.

 

Si bien algunas de las herramientas impresas en 3D están personalizadas para el paciente, y por lo tanto solo son para un uso, algunas de ellas se pueden usar para múltiples pacientes.

 

Desde las guías quirúrgicas impresas en 3D hasta los implantes impresos en 3D, la fabricación de aditivos está dejando su marca en el campo médico. Cada vez más investigadores y laboratorios dedican su tiempo y sus recursos para avanzar en las aplicaciones de impresión médica 3D existentes y desarrollar aplicaciones completamente nuevas.

 

Autor


Avatar