Calidad, Impresión 3D, Problemas, Relleno

La importancia del relleno en la impresión 3D

¿Qué es el porcentaje de relleno?
 
En impresión 3D, el porcentaje de relleno de una pieza es un parámetro que define su solidez. Para determinar qué porcentaje de relleno emplear en una pieza se tienen en cuenta las fuerzas que deberá soportar el objeto una vez impreso.
 
A mayor porcentaje de relleno, mayor densidad. Por lo tanto, mayor resistencia.
 
¿Cómo se realiza el relleno de una pieza impresa en 3D?
 
El relleno se realiza a partir de un entramado que tiene un patrón. Un mismo porcentaje de relleno puede aplicarse a distintos patrones de entramado, los cuales tendrán distinto nivel de solidez en función de su forma.
 
El entramado es, entonces, una trama con un patrón predefinido que conforma el relleno de la pieza. Como hay una gran variedad de entramados con distintos patrones, su elección será clave, ya que la forma de cada uno y la densidad de relleno influirán en la resistencia mecánica del objeto impreso.
 
Por ejemplo, los patrones de grilla, triangular y panal sólido suelen ser muy resistentes, mientras que el rectilíneo y el panal rápido no lo son tanto.
 
También habrá que tener en cuenta que los patrones complejos insumen mayor tiempo de impresión, mientras que los simples son más veloces.
 
En definitiva, la elección del entramado dependerá de la resistencia estructural que se desee que posea la pieza, desde el momento en que el entramado que configura el relleno será responsable de conectar entre sí los perímetros internos de la pieza y servirá de soporte para las capas que se depositarán posteriormente.
 

 
¿Por qué a veces el relleno es débil?
 
Cuando en una pieza impresa el entramado de relleno queda débil o en forma de hilos, habrá que modificar ciertos parámetros del modelo para aumentar su resistencia mecánica.
 
Una de las opciones será probar con diferentes patrones de relleno hasta encontrar uno que sea el más adecuado para esa pieza en particular teniendo en cuenta que no solo influirá la forma de esa pieza sino también el porcentaje de relleno, la velocidad de impresión y el material con el que se esté trabajando.
 
Por lo general, el entramado se imprime a una velocidad mayor que las demás partes del modelo. Pero si el entramado es impreso a una velocidad muy alta es posible que el fusor no logre mantener el caudal requerido y haga trazos débiles que parezcan hilos.
 
Por eso, si probando con distintos patrones de entramado continúa habiendo problemas con la resistencia mecánica del relleno, la solución podrá radicar en disminuir la velocidad de impresión de esas zonas del modelo. Habrá que ir reduciendo la velocidad en porcentajes significativos hasta detectar cuál es la apropiada.
 
Si aún así el relleno sigue trayendo problemas, queda la posibilidad de realizar una transición en el grosor de la extrusión para que sea mayor –incluso el doble- en el relleno con respecto al perímetro. De esa forma se conseguirá un entramado más grueso y firme que mejorará la resistencia de la pieza.
 
Al hacer esto habrá que tener en cuenta que el software modificará el grosor de extrusión pero seguirá manteniendo el porcentaje de relleno, por lo que el entramado se “abrirá”. Espaciando el entramado, el programa estará usando la misma cantidad de material que se le había definido anteriormente para el relleno, pero podrá cumplir con la nueva consigna de engrosar los trazos.
 
Cuando no deseamos que el entramado se altere al cambiar el grosor de extrusión, deberemos modificar también el porcentaje de relleno de manera proporcional.

Autor


Avatar