Your address will show here +12 34 56 78
Video
COSMOS, Costo, Educación, Filamento, Impresoras 3D, Nicolás Fischman, PLA, Precios, SupraPixel, Trimaker, Video
Video publicado en el canal de Youtube de SupraPixel el 14/09/2016.   SupraPixel se define como “tu punto de información de tecnología”. Es un sitio que se dedica a difundir noticias tech y hacer análisis de smartphones, tablets, hardware y apps.   El objetivo de este video es poder calcular cuánto cuesta imprimir una pieza en 3D. Por eso, es muy útil para quienes lo hacen frecuencia y aún no saben cómo determinar los costos. Así como para principiantes, aficionados dando sus primeros pasos, estudiantes y profesores.   También es relevante para quienes están pensando en comprarse una impresora 3D y están analizando las opciones que brinda el mercado en cuanto a máquinas, materiales de impresión, etc.   El video forma parte de la serie de análisis de impresión 3D en casos reales cotidianos de Nicolás Fischman, quien comienza diciendo que lo ha realizado expresamente a pedido del público. Según sus palabras, “a la gran mayoría de los que vieron los videos de impresión 3D les interesa saber cuánto les costaría imprimirse algo en 3D”.     Método para calcular el costo de impresión   “Tengan en cuenta que en este video les voy a enseñar el método para poder calcular cuánto cuenta imprimir algo en 3D”, anticipa Fischman. Y aclara que no es posible dar un valor final fijo para todos los casos.   Como se podrán imaginar, el valor depende del tamaño de la pieza y su complejidad, del costo del kilogramo de rollo de filamento, y del costo de la electricidad en cada lugar. Desde luego, según dónde se compre el material y a qué precio se consiga, el costo final va a variar. Porque, como mencionamos antes, incluso hay que considerar que el precio de la electricidad es distinto en cada país.   Pero el método va a ser efectivo para todos los casos.   Cálculo con impresora 3D Trimaker COSMOS y filamento PLA   Para hacer el cálculo, Fischman elige la impresora 3D Trimaker COSMOS, la cual ya ha analizado en un video anterior. Y la ha utilizado en muchos otros ejemplos de casos reales.   Asimismo, toma como referencia el filamento PLA de Trimaker como material de impresión.   Primer paso: ir a la PC   Hay un par de datos primordiales para hacer el cálculo que se encuentran en el programa Cura. Llevando a la cama de impresión de Cura el objeto que queremos imprimir en 3D vamos a poder ver la duración del proceso de impresión y la cantidad de material que va a consumir.     Una vez que tiene esos datos, Fischman ingresa al sitio web de la empresa proveedora de electricidad en su región para ver el cuadro tarifario. Con esa información puede determinar cuánto cuesta un kilowatt hora para un usuario de sus características. En este caso, son 0,5 pesos argentinos por kilowatt hora.   “Ahora solamente nos falta ver cuánto es lo que consume la Trimaker COSMOS”, continúa Fischman. Para lo cual accede a la hoja de especificaciones de la COSMOS que puede descargarse en Trimaker.com.   Los valores promedio de consumo de la impresora son 220 voltios y 4 amperios. Es decir, 880 watts por hora.   Creando el método   “Primero vamos a calcular el costo de la pieza en base al material. Y después, dependiendo del tiempo que nos costó imprimir la pieza, vamos a calcular cuánto consumimos de energía eléctrica”, explica Fischman.   Y aclara que la matemática que se utiliza para determinar el método es “súper básica”.   Fischman es muy didáctico y el video tiene la velocidad adecuada para poder seguir sus explicaciones. Con un papel, una lapicera, una calculadora y la famosa regla de tres simple nos mostrará cómo hacer el cálculo.   El método no es más que una serie de reglas de tres simple para ir obteniendo los valores que finalmente hay que considerar. Los números van a variar con cada pieza, con cada máquina y según cada lugar geográfico. Pero el camino a seguir será siempre el mismo.     ¿Les adelantamos cuánto cuesta imprimir la pieza que eligió Fischman para hacer la demostración?   Se trata de un accesorio para empujar el tubo de pasta dental para aprovechar al máximo su contenido. Es una pieza que consume 1 gramo de filamento y tarda 5 minutos en ser impresa. Su costo en pesos argentinos: $0,53.   Recomendamos aprender este sencillo método. Una vez que se internaliza, nos permite hacer rápida y mentalmente un cálculo estimado de cada pieza que deseamos imprimir. ¡Miren el video para aprovechar las imágenes y las explicaciones en vivo, que valen la pena!   Otros videos de Suprapixel sobre Impresión 3D:  

Leer más

1

Costo, Impresión 3D, MakerBot, Video
Hoy compartimos este video de Futurism que nos lleva a hacer un recorrido por el crecimiento de la tecnología de impresión 3D.   A medida que la impresión 3D se va volviendo mucho más accesible, la pregunta no es qué podemos imprimir sino qué no podemos imprimir.   Desde mediados de los `80 la tecnología nos permite materializar modelos 3D gracias a la extrusión de plástico. Una década después de sus inicios probablemente solo existían menos de cien impresoras 3D. Hoy en día podemos hablar de la existencia no de cientos de miles, sino de casi un millón de ejemplares.   ¿Cuánto cuesta una impresora 3D?   La empresa MakerBot fue la primera en reducir el costo de las impresoras 3D en el año 2008. Es posible acceder a una por 1.000 dólares, llevarla a casa, armarla e imprimir una pieza.   Esto permite que las personas se desarrollen y surjan los innovadores del futuro. Nos permite mirar a nuestro alrededor y preguntarnos si las cosas que vemos pueden ser impresas en 3D.   En un principio los precios de las máquinas rondaban entre 500.000 y 1.000.000 de dólares. Actualmente la gran reducción de los costos ha posibilitado el acceso de una manera nunca antes vista. Sería exagerado pagar una suma que superara los 1.000 dólares para obtener el modelo bandera de la marca: “Cupcake CNC”.     Evolución y accesibilidad   Capaces de simplificar un complicado equipo de laboratorio en una herramienta de escritorio, los comienzos de MakerBot tuvieron que ver más que nada con un movimiento destinado a aficionados. Pero a medida que la compañía maduraba fueron descubriendo que algunas personas también compraban las máquinas para uso profesional y educativo.   El hardware se pulió y fue más fácil de utilizar. Hoy sus impresoras 3D cuentan con un pequeño sensor en el interior, son considerablemente más rápidas e incluso tienen conexión Wi-Fi. Andrew Askedall, Director de Diseño de Producto de MakerBot, imprimió una pieza desde un avión que contaba con conexión Wi-Fi. Envió la orden de impresión a la máquina que se encontraba en su oficina y vio desde el aire cómo su proyecto tomaba forma. Bastante impresionante, ¿no?     Se habla sobre la posibilidad de que todas las personas tengan acceso a una impresora 3D como si se tratase de un microondas. Si bien este último tiene cierta superioridad en cuanto a posicionamiento, no debemos desestimar el uso de las impresoras 3D, cuya cotidianeidad podría empezar a compararse con los pizarrones de tiza en las escuelas.   MakerBot busca empoderar a los estudiantes mediante el acceso a impresoras 3D desde los primeros años de escolaridad, en contraposición a restringirlo solo a los años superiores. Imaginen a un niño manipulando este tipo de tecnología desde tan temprana edad. ¡Las cosas que podría llegar a hacer!       Este tipo de impresoras ya se puede encontrar en más de 7.000 escuelas de Estados Unidos, así como en las principales empresas del mundo, como Bayer, Dell, Samsung y Tesla, entre otras. Incluso, cualquier persona que maneja el videojuego Minecraft sabe modelar en 3D, desde donde es posible exportar los modelos e imprimirlos rápidamente. ¡Increible!     Lo emocionante desde el punto de vista del hardware es la posibilidad de experimentar. Cualquier persona puede hacer una herramienta para adicionarle a su máquina. Los planos son fáciles de conseguir online y es posible imprimir piezas en distintos materiales. Incluso existen hacks para hacer impresoras de tatuajes o bio impresoras, por lo que pareciera que todos pueden obtener lo que necesitan.     Entonces, podemos decir que:   – La industria está en crecimiento substancial. – Los precios caen, mientras que la accesibilidad sube. – Las herramientas son cada vez más sencillas de utilizar. – Su adaptabilidad se evidencia cada vez más en los distintos ámbitos de la vida.   ¿Cuál es la diferencia entre ver un diseño en dos dimensiones en una pantalla y tenerlo materializado entre nuestras manos?   En el campo de la Medicina, las impresoras 3D son utilizadas para previsualizar. El Dr. Darin Okuda imprimió unos tumores luego de escanearlos, lo que le dio la posibilidad de tener una mejor idea de lo que iba a enfrentar cuando estuviese realizando la operación.       Enable hand, “mano hábil” en español, es una de las impresiones más exitosas de la compañía. Se trata de una prótesis de mano para niños.   Poseer una impresora 3D para ejecutar este tipo de piezas da la posibilidad de mejorarlas cada vez a un precio accesible partiendo del diseño original y modificándolo según el destinatario particular. El método tradicional, como la inyección, costaría varios miles de dólares, mientras que la impresión 3D rondaría los cinco dólares con el material incluido. Con ese costo, para mejorar las prótesis conviene imprimirlas primero, ya que se puede obtener mucha más información al hacer interactuar las prótesis con los usuarios y los objetos que planificando los cambios solamente en la etapa de diseño.     Felipe Castañeda, diseñador industrial de MakerBot, habla de un gran objetivo personal: empoderar a cien diseñadores para intentar realizar un impacto positivo en el mundo y en las comunidades. De esta manera, busca demostrar que si alguien tiene un problema siempre hay una forma de encontrar una solución.   Aquí se puede ver el video completo:  

Leer más

0

consejos, Extrusor, FDM, Filamento, Impresión 3D, Problemas, tips, Video
Hoy vamos a hablar de las ventajas de usar distintos tamaños de boquilla para obtener diferentes resultados en nuestras piezas impresas.   La mayoría de las impresoras FDM tienen boquillas de 0,4 mm, lo cual es un buena medida si consideramos que la velocidad de impresión y el nivel de detalle que se consiguen son óptimos y estándar.   Pero vale la pena probar otras medidas. Cambiar la boquilla es fácil y solo lleva unos minutos. Y usar diferentes tamaños de boquillas puede darnos diferentes ventajas.   Sin embargo, una encuesta realizada por Prusa arrojó que solo un 20% de los usuarios indicaron haber probado alguna vez una boquilla diferente. Es como comprar una cámara réflex y nunca cambiar la lente. Funciona, pero estamos limitándonos un poco.     Esto es lo que ya sabemos: Con una boquilla más pequeña -es decir, de menor diámetro- podemos incrementar el nivel de detalle con un tiempo mayor de impresión. Y con boquillas de tamaños mayores podemos imprimir más rápido pero con menor detalle.   Bueno, las cosas no siempre son tan sencillas. Con varios ejemplos reales vamos a analizar cuándo es conveniente usar cada boquilla.   Pero primero tenemos que tener bien clara la relación entre el diámetro de la boquilla y la altura de la capa.     ¿Cómo se relacionan el diámetro de boquilla y la altura de capa?   El diámetro de la boquilla limita la máxima altura de capa que podemos imprimir con ella. Una buena regla es mantener siempre la altura de capa por debajo del 80% del diámetro de la boquilla. Si superamos ese valor las capas dejarán de pegarse bien entre sí, porque la boquilla ya no estará haciendo presión con la capa actual sobre la capa inferior.   Modificar el diámetro de la boquilla afecta a la resolución casi exclusivamente en el plano horizontal, que es paralelo a la base de impresión.   En cambio, modificar la altura de la capa afecta a la resolución vertical, por lo que el resultado se manifiesta principalmente en los laterales y en las superficies inclinadas.   El tiempo   La impresión 3D no es un proceso muy rápido. Una pieza de unos pocos centímetros puede tardar horas en imprimirse.   Por eso es bastante sorprendente el hecho de la mayoría de las personas no considere imprimir con boquillas más grandes.   Las boquillas más grandes depositan perímetros más anchos. Lo que significa que para lograr el mismo espesor de pared se necesitarán menos perímetros.   Además, una boquilla con un diámetro más grande también permite hacer capas de mayor altura.   Al combinar estos dos efectos se logra una reducción significativa del tiempo de impresión.   Sin embargo, imprimir una pieza en “modo espiral” con un solo perímetro demora lo mismo sin importar el diámetro de la boquilla, ya que la impresora tiene que realizar exactamente los mismos movimientos.   ¿Cómo imprimir más rápido?   Antes de ver cómo lograr impresiones más rápidas, comencemos viendo qué pasa si usamos una boquilla de 0,25 mm de diámetro, considerablemente más pequeña que la estándar de 0,4 mm.   Como vimos antes, un menor diámetro incrementa la resolución en el plano paralelo a la base de impresión, por lo que es ideal para imprimir texto de pequeño tamaño.   Por ejemplo, algunas de las letras de esta tarjeta son demasiado pequeñas para la boquilla de 0,4 mm.     Pero con la boquilla de 0,25 mm todas las letras se imprimen completas y son legibles. Y cambiar la altura de capa no tiene ningún efecto en la calidad de impresión en este caso.   Otra aplicación para las boquillas pequeñas es la impresión de piezas de joyería. Con una boquilla de diámetro chico obtenemos líneas finas más definidas y menos huecos en la capa superior.     ¿Y qué pasa si queremos imprimir miniaturas?   A decir verdad, la boquilla estándar de 0,4 mm ya imprime bastante bien. La diferencia entre estos dos cofres es imperceptible.     Donde veremos mejoras es en los soportes. Los soportes impresos con una boquilla menor son más finos, más fáciles de retirar y dejan menos marcas en la pieza impresa. Esa es la razón por la que este goblin tiene mejor aspecto hecho con una boquilla de 0,25 mm.     Desventajas de usar una boquilla más pequeña   Para comenzar, el tiempo de impresión se incrementa con respecto a una boquilla de 0,4 mm. La impresora tiene que realizar más movimientos para depositar la misma cantidad de filamento.   Por ejemplo, para hacer una pared de 2 mm de espesor hacen falta 8 perímetros en lugar de los 5 que deberíamos hacer con una boquilla de 0,4 mm. También se incrementa el riesgo de que el filamento se atasque. Las partículas de polvo y otras impurezas que pasan sin dificultad por una boquilla de 0,4 mm pueden quedar atascadas en una boquilla de 0,25 mm. Eso implica que no podremos usarla con filamentos cargados de partículas, como madera o metal.   Resumiendo, obtenemos mayor resolución en el plano XY, mejor impresión de texto, joyería y logos. Y es más fácil retirar los soportes.   Pero se incrementa el tiempo de impresión, hay mayor riesgo de atascos, y menor gama de filamentos con los que imprimir.   ¿Y si elegimos una boquilla mayor a 0,4 mm?   La boquilla de 0,6 mm puede resultar más interesante que las más pequeñas.   Si nuestro modelo no tiene detalles finos, será casi imposible notar la diferencia entre una boquilla de 0,4 mm y una de 0,6 mm. Sin embargo, estaremos reduciendo varias horas el tiempo de impresión.   Para hacer este macetero se ahorraron tres horas manteniendo la misma altura de capa para hacer una comparación justa.     Recordemos que con una boquilla de 0,6 mm podemos imprimir con mayores alturas de capa y ahorrar aún más tiempo.   Esta lámpara Voronoi se hizo casi 9 horas más rápido que con una boquilla de 0,4 mm. Y estas figuras de la muerte tardaron las dos tres horas en imprimirse empleando la misma altura de capa. Podemos deducir cuál de las dos fue impresa con la boquilla de 0,6 mm.     En conclusión, se imprime más rápido y sin que haya un descenso en la calidad de impresión.   Otra ventaja   En los tests de resistencia al impacto, las piezas impresas con la boquilla de 0,6 mm absorbieron un 25% más energía que las impresos con la boquilla de 0,4 mm.   Las pruebas se hicieron con una media de 10 muestras, ignorando el mayor y el menor valor de cada serie. Por eso hay 8 muestras en este gráfico.   Y un par de desventajas   Por supuesto, los pequeños detalles como las letras quedan peor con la boquilla de 0,6 mm. Y los soportes son más difícil de retirar, lo que supone uno de los principales inconvenientes.     Resumiendo, con una boquilla de 0,6 mm podemos imprimir hasta el doble de rápido, con una calidad parecida a la que se obtiene con una boquilla de 0,4 mm. Las piezas resultantes son más resistentes y hay bajo riesgo de que la boquilla se atasque. Pero obtenemos peores resultados en los detalles finos y es más difícil retirar los soportes.   ¿Qué pasa si usamos una boquilla aún mayor?   ¿Un milímetro? Sí.   Si nuestro modelo tarda muchas horas en imprimirse, con la boquilla de 1 mm podremos terminar en una o dos horas. Será posible hacer capas de medio milímetro o más. Y no siempre las piezas lucirán horribles. Aunque es cierto que su acabado es diferente, en algunas piezas esto queda bien.   Este lapicero tardó 11 horas en imprimirse con una boquilla de 0,4 mm. Este otro se imprimió en 1 hora y 40 minutos.     Hay otra sorprendente ventaja al imprimir con una boquilla de 1 mm: Todas las esquinas se redondean automáticamente. Lo cual es ideal, por ejemplo, para imprimir juguetes infantiles.   ¡Y se pueden imprimir 5 dinosaurios como estos en el tiempo que imprimiríamos uno solo con una boquilla de 0,4 mm!     Las piezas de un solo perímetro impresas en filamento transparente tienen una apariencia interesante y hacen que la luz se refracte de una manera particular.   Pros y contras   Resumiendo, con una boquilla de 1 mm podemos imprimir muy rápido piezas con mayor resistencia y una apariencia diferente caracterizada por capas muy altas. Y con prácticamente cero riesgo de atasco en la boquilla.   Pero los objetos carecerán de detalle, las capas serán muy visibles (lo cual se suele querer evitar), los soportes serán difícil de retirar, y el filamento parecerá que desaparece de la bobina por la cantidad empleada.   Aquí podemos ver el video completo:  

Leer más

0

Argentina, Arquitectura, Construcción, COSMOS, Dalia Drajnudel, Impresión 3D, Industria argentina, Trabajo, Video
Recientemente compartimos un video del canal de Suprapixel donde Nicolás Fischman recomienda realizar maquetas de edificios por medio de la impresión 3D.   Fischman propone el uso de esta tecnología para los alumnos de carreras que requieren la confección de maquetas como una de sus tareas principales y que más tiempo les lleva. Pero además de los estudiantes universitarios, también los profesionales de la Arquitectura, la Ingeniería Civil y el Diseño pueden beneficiarse con las ventajas que ofrece la impresión 3D en este campo.   En esta entrevista realizada por Reporte Inmobiliaro TV a Dalia Drajnudel, miembro del equipo de Trimaker, se resalta un aspecto muy importante: el uso de PLA en este tipo de trabajos.   El PLA es un plástico no tóxico que no emite olores desagradables ni vapores nocivos. Al ser un derivado del maíz y de la caña de azúcar, es biodegradable y seguro para las personas que manejan la impresión y el resto de la gente que trabaja en el estudio. “La terminación es prolija y brillante, y tiene los beneficios agregados de no perjudicar la salud del personal y cuidar el planeta siendo conscientes de lo que estamos produciendo”, dice Dalia.     Con los datos que aporta Dalia en cuanto a costos y tiempos, el conductor Germán Gómez Picasso infiere que un estudio de arquitectura o una empresa desarrollista podrían amortizar el gasto de la compra de una impresora 3D Trimaker solo con la concreción de un par de proyectos. “Hoy estas tecnologías son accesibles”, dice Gómez Picasso y afirma que les ve muchísima utilidad para Arquitectura, Diseño Industrial y Desarrollos Inmobiliarios.   Impresión planta por planta   La gran ventaja es que se imprimen módulos que luego pueden ensamblarse, lo cual permite ver el interior de las plantas e, incluso, colocar muebles y demás accesorios. “Hago todas las impresiones por separado y puedo hacer tantos pisos como yo quiera. Entonces, la altura de ese modelado impreso es infinita”, explica Dalia. Ver la distribución de los departamentos es un plus para los desarrollistas a la hora de mostrar los proyectos de construcción a sus clientes.   Te invitamos a ver la entrevista completa:

Leer más

0

Acabado, consejos, COSMOS, Cura, Nicolás Fischman, SupraPixel, Video
Video publicado en el canal de Youtube de SupraPixel el 21/09/2016.   Esta vez, Nicolás Fischman nos muestra cómo conviene pintar una pieza impresa en 3D. El video forma parte de la serie de análisis de impresión 3D en casos reales cotidianos que emite SupraPixel en su canal de Youtube.     La pieza elegida por Fischman para mostrar cómo conviene pintar un objeto impreso en 3D está realizada con tecnología FDM.   Se trata de una maceta facetada con un diseño modular. Este tipo de macetas, llamadas Low Poly, tienen una rendija en la parte de atrás para encastrar con un “pendorcho” –disculpen el término, pero es la mejor forma de llamarlo- que va atornillado a la pared, lo que permite que la maceta quede totalmente apoyada y pueda ser colgada y descolgada fácilmente.     Para mostrar la parte inicial del proceso de impresión, cuando el modelo es elegido y preparado para ser impreso, Fischman utiliza el software Cura de Trimaker, ya que la pieza va a ser impresa con una impresora 3D Trimaker Cosmos.   Como siempre, Fischman es muy didáctico y toma el tiempo necesario para explicar detalles que no se nos deben pasar por alto al preparar un modelo para su impresión, como, por ejemplo, su ubicación sobre la base o la densidad de relleno.   El método elegido para pintar es el aerosol.     ¿Cómo se utiliza una lata de aerosol para pintar? A partir del minuto 5 el video se dedica exclusivamente a explicar este tema, con consejos y trucos que vale la pena saber de antemano cuando uno se dispone a pintar.   SupraPixel se define como “tu punto de información de tecnología”. Es un sitio que se dedica a difundir noticias tech y hacer análisis de impresión 3D, smartphones, tablets, hardware y apps.   Otros videos de Suprapixel sobre Impresión 3D:   Impresión 3D desde cero.  

Leer más

0

All3DP, FDM, Impresión 3D, Impresoras 3D, Israel, Micron3DP, Video, Vidrio
La compañía israelí de tecnología de impresión 3D Micron3DP ha dado los primeros pasos para estandarizar la impresión 3D de vidrio.   En 2015 la impresión 3D con vidrio era aún un proceso difícil. Estaba limitado a formas simples y bajas resoluciones. Si bien había filamentos semejantes al vidrio que ofrecían impresiones transparentes y fuertes, en la práctica no terminaban de ser realmente eficientes.   Hoy vemos que Micron3DP ha hecho grandes progresos en este campo. Recientemente, anunció que ha instalado varias versiones Alpha de su propia impresora 3D de vidrio.   Eran Gal-Or, CTO de Micron3DP explica:   “Estamos mejorando constantemente nuestra tecnología de impresión 3D con vidrio. Y estamos orgullosos de estar operando las primeras impresoras Alpha en nuestras instalaciones con la capacidad de imprimir partes complejas de alta resolución con un espesor de capa tan bajo como 100 micrones”.   Las impresoras de Micron3D usan un proceso muy similar al FDM (modelado por deposición fundida). La única diferencia es que el extrusor es realmente muy caliente. Se necesita una temperatura extremadamente alta para extruir el vidrio fundido.   Para ser exactos, el borosilicato y la cal sodada extruyen a alrededor de 1000 grados centígrados. El área de impresión mide 200 x 200 x 300 mm. Aparentemente, el tiempo de impresión es comparable al de una típica impresora 3D por FDM.    

Aplicaciones posibles del vidrio impreso Leer más

0

COSMOS, Educación, Impresoras 3D, Industria argentina, Nicolás Fischman, SupraPixel, Trimaker, Video
Video publicado en el canal de Youtube de SupraPixel el 20/05/2016.     SupraPixel se define como “tu punto de información de tecnología”. Es un sitio que se dedica a difundir noticias tech y hacer análisis de impresión 3D, smartphones, tablets, hardware y apps.   Este video en particular es muy útil para principiantes, estudiantes y profesores. Permite interiorizarse en el funcionamiento básico de la impresión 3D y las partes de una impresora 3D. Y explica el proceso para pasar de tener un objeto en la pc a tenerlo impreso.   También es relevante para quienes están pensando en comprarse una impresora 3D y están analizando las opciones que brinda el mercado.     El video está realizado por Nicolás Fischman, quien comienza diciendo que la Trimaker COSMOS es un “hermoso artefacto”. Según sus palabras, “no es un equipo para esconder porque sea feo y grande”. “El manejo de los cables y la construcción están muy prolijamente hechos y es fácil de limpiar”, dice.   Y agrega: “Algo divertido es que algunas piezas de la Trimaker COSMOS están hechas en 3D. Esto les puede dar a entender qué tanta robustez puede tener una pieza impresa. Es decir, no son pequeñas cositas finitas para mostrar en una galería de arte y ya está. Se pueden hacer hasta tornillos con tuercas grandes que se enroscan y que funcionan”.   Aquí les ofrecemos un resumen con algunos fragmentos del análisis de Fischman sobre la Trimaker COSMOS. Pero no se queden sólo con lo escrito. Miren el video para aprovechar las imágenes y las explicaciones en vivo, que realmente valen la pena.   Control de temperatura   Fischman resalta los elementos del equipo que ayudan al control de temperatura del sector de impresión. Por ejemplo, los paneles de los costados frenan las corrientes de aire que pueden producir variaciones de temperatura. La chapa de metal ubicada en la parte inferior tiene rendijas para que el aire caliente salga. Y las cuatro patas de goma mantienen aislada la impresora de la superficie donde está apoyada.   Otro aspecto clave para el control de la temperatura son los tres ventiladores que posee la máquina. Hay un ventilador de extracción de aire caliente ubicado en la parte de abajo y otros dos montados en el cabezal. Uno de ellos mantiene la temperatura y refrigera la boquilla cuando se termina la impresión. Y el segundo refrigera la pieza a medida que se está imprimiendo.     Pantalla digital y todo incluido para comenzar a imprimir En cuanto a la practicidad del equipo, Fischman dice: “La caja trae una pequeña caja de accesorios que hace que ni bien saquemos la impresora y la conectemos podamos empezar a imprimir de una. También viene incluida la tarjeta SD de 2gb, lo que hace que no tengamos que tener una computadora continuamente conectada para imprimir. Puedo conectar la impresora a la corriente, le meto la SD y empiezo a imprimir de una”.   “Un rollo de un kilo de filamento de color blanco también viene incluido dentro de la caja. Dicho sea de paso, Trimaker también vende los rollos para que puedan utilizarlos con su impresora. Pueden comprar otros. Los rollos se venden por kilo y no por metro. También se incluye el cable USB para controlar la impresora desde la pc. Y una lata de fijador para el cabello para aplicar a la cama antes de imprimir.” Según Fischman, un punto fundamental que suma practicidad y profesionalismo es la pantalla digital y los botones de manejo.   “Tener una pantalla en la impresora 3D es una ventaja enorme, porque no solamente podemos ver el proceso de impresión de una pieza de 0 a 100% sino que también podemos controlar qué es lo que está pasando con la impresora. Es decir, ver la velocidad de impresión, pausarla y ver las temperaturas de la boquilla, que es por donde sale el plástico.”   ¿Qué diferencia a la Trimaker COSMOS de otras impresoras?   Esta pregunta se hace Fischman y así la contesta: “Estamos hablando de una impresora que viene terminada, en caja, y que sirve para uso profesional. No es la misma impresora que se van a encontrar por ahí que es china, importada, que no tiene pantalla, no tiene armazón. Controlar la temperatura en una cama que está abierta al aire es muy complicado”.   “Además, vienen desarmadas, las tienen que armar ustedes. Y a la hora de armar no es simplemente seguir los pasos, hay que armar la parte de circuitos, soldar, calibrar los motores. Hay que trabajarla mucho. Acá tenemos una máquina que, a pesar de ser súper robusta, tiene una pantalla y viene terminada y lista para imprimir.”   Luego aclara otro aspecto clave que distingue a la Trimaker COSMOS: “Además, y no menos importante, al ser una impresora producida en Argentina tiene soporte técnico en Argentina con gente que la tiene re clara sobre la impresora porque la hicieron ellos”.   “Entonces, no solamente los van a poder asesorar por problemas -tienen hasta una línea por whatsapp para que les manden fotos o texto con consultas-, sino que además les pueden conseguir los repuestos específicos para esta máquina.”     ¿Qué material utiliza la Trimaker COSMOS para imprimir?   De forma muy didáctica, Fischman explica que la Trimaker COSMOS imprime en dos tipos de materiales: PLA y ABS.   “Las propiedades de cada uno son un poco distintas. Por ejemplo, para el ABS se necesita un poquito más de temperatura y es un poco más flexible. Pero también un poco más complicado de imprimir. En cambio PLA es un poco más simple para aquellas personas que están arrancando, es un poco más rígido y se imprime a menor temperatura.”   ¿Cómo se lleva un objeto 3D desde la pc hasta la vida real?   Aquí Fischman hace una demostración práctica para enseñarnos a encontrar diseños en thingiverse.com. Muestra cómo bajar el archivo .stl y abrirlo con el software CURA -que se descarga gratuitamente desde la web de Trimaker-. Y enseña las funciones básicas para decidir tamaño, espesor de capa, ubicación en la cama y traspaso a la tarjeta SD.   Finalmente, envía la pieza a imprimir y nos muestra el proceso en cámara rápida y el resultado.   ¿Cúanto cuesta imprimir una pieza en 3D? Nicolás Fischman se lo pregunta y

Leer más

0

COSMOS, FDM, Impresoras 3D, Industria argentina, Juan Guecaimburu, Stylus, Trimaker, Uncategorized, Video
Artículo de Edu Camps publicado en Over Cluster el 8/2/16.   Trimaker es una marca 100% nacional que fabrica impresoras 3D. Si bien todavía es un nicho, que exista una marca nacional que compita a nivel mundial, es digno de mencionar. Su producto estrella, Trimaker Cosmos, busca diferenciarse por sus prestaciones y sus costos, y puede ser sus usos pueden ir hacia todo tipo de industrias: diseño industrial, ingenieros mecánicos y electrónicos, artistas, estudiantes o prototipistas.   Stylus, mayorista informático, realizó un evento para anunciar la inclusión de esta marca a su portfolio, encargandose así de la distribución. Hoy sumamos a Trimaker como marca especial, se trata de una nueva tecnología que ya estamos distribuyendo. Si bien la impresión 3D hoy es una tendencia, vimos un diferencial en ellos , ya que es una marca nacional, tenemos muy buen feeling con ellos; y es un producto que nos gusta mucho, Mariano Fernández, presidente de Stylus.   El mercado de las impresoras 3D crece a ritmos exponenciales y cada dos años se triplica la venta de impresoras. Una impresora 3D es un equipo que permite pasar una pieza que existe en el mundo digital, a una pieza física en la realidad. Para que estos dos mundos coexistan, primero debe existir en el mundo digital. Esto es lo que llamamos modelado 3D, un dibujo de una pieza o más realizadas en una PC con programas específicos. Estas piezas son similares a las de las películas animadas, y se pueden diseñar o descargar desde Internet para luego imprimirlas y convertirlas en un objeto verdadero, Juan Guecaimburu, director comercial de Trimaker.    

Leer más

0

COSMOS, Impresoras 3D, Industria argentina, Trimaker, Video
Trimaker fabrica una de las impresoras 3D de industria argentina de más fácil manejo y accesibilidad. Se trata de la Trimaker COSMOS, un equipo de tipo FDM con plataforma calefaccionada y cámara abierta.   Fue lanzada al mercado a principios de 2016 y está destinada a todo tipo de usuarios.   Por sus características, permite una multiplicidad de usos y se adapta a las necesidades de impresión 3D de distintas disciplinas. Es empleada en diseño industrial, ingeniería mecánica, arte, medicina, etc.   Veamos sus especificaciones:   La técnica de impresión de la Trimaker COSMOS es la de modelado por deposición fundida (FDM). Al tener un diámetro de boquilla de 0,4 mm y utilizar un filamento de 1,75 mm, permite una resolución de 100 a 350 micrones por capa, lo que facilita la confección de piezas pequeñas o con detalles importantes.   Por otro lado, está diseñada para optimizar el tiempo de impresión y el uso de material. Puede alcanzar una velocidad de impresión de hasta 150 mm/s y un volumen de impresión de 242 x 181 x 130 mm, lo que la hace ideal para tiradas continuadas de hasta 200 unidades.   En cuanto a software, utiliza CURA y soporta los sistemas operativos Windows, Linux y Mac. Los archivos para imprimir deben ser .stl o .amf.   En este video podemos ver a la impresora Trimaker COSMOS creando una pieza desde cero:  

 

Leer más

0

+107 Recursos para convertirte en un/a Lider en Impresión 3D

Apurate! El Mercado evoluciona día a día y tenes que estar a tiro con las últimas técnicas en Impresión 3D…

×

Llevate Gratis 1KG de Filamento*

Esta es una oferta de stock limitado, tenemos 25 unidades del color que selecciones.

*con la compra de una cosmos ii.

×
Abrir chat