Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Your address will show here +12 34 56 78
Andrei Vazhnov, Educación, Impresión 3D, Industria argentina, Libro, Material de estudio

El primer libro sobre impresión 3D escrito en español es “Impresión 3D. Cómo va a cambiar el mundo”, de Andrei Vazhnov.
 
De lectura amena y con un temario abarcativo de todos los aspectos relacionados con la impresión 3D, es un material muy útil para estudiantes, profesores y aficionados a la tecnología.
 
El objetivo del libro no es explicar cómo modelar o imprimir en 3D, sino brindar un panorama histórico y económico vinculado con este tema.
 
“Impresión 3D. Cómo va a cambiar el mundo” fue publicado por el Instituto Baikal de Argentina. Su autor, Andrei Vazhnov, fue orador sobre impresión 3D, innovación y el impacto de las tecnologías digitales en SAP CIO Summit, en el Día del Emprendedor Porteño, en South American Business Forum y en muchos otros eventos y conferencias. También es asesor estratégico en Trimaker y en varias otras startups.

 

Aquí ofrecemos un adelanto de cada capítulo del libro:

 

CAPÍTULO 1. El genio digital se escapa de la botella
 
Con el rápido desarrollo de la tecnología de la impresión 3D estamos cada vez más cerca de tener una máquina que puede construir cualquier producto a base de diseños digitales. El mundo físico y el mundo digital están fusionando con profundas consecuencias que van a redefinir el concepto de trabajo y de valor. Cómo el extraño invento de Alan Turing se está comiendo el mundo.
 
CAPÍTULO 2. De la Edad de Piedra a la Edad de Adición
 
¿Cómo funciona la impresión 3D? ¿Por qué es tan diferente de las modalidades de producción más tradicionales de sustracción y moldeo? ¿Cuáles son las ventajas revolucionarias de esta tecnología? ¿Qué nuevas posibilidades de diseño y manufactura se abren a partir de su desarrollo? Tecnologías similares a la impresión 3D fueron inventadas en 1951, 1971 y 1984. ¿Por qué llevo tanto tiempo para llegar al mercado masivo? ¿Por qué recientemente empezó a crecer tan rápido? El Triángulo Estratégico de la Impresión 3D.
 
CAPÍTULO 3. La palanca 3D
 
“Denme un punto de apoyo y moveré el mundo”, dijo Arquímedes de Siracusa explicando el principio de la palanca. Cada tecnología revolucionaria tiene como fin multiplicar alguna de nuestras habilidades naturales. La palanca de Arquímedes multiplica nuestra fuerza física; la imprenta, la radio y Youtube multiplican el poder de difusión de información; la computadora aumenta nuestra capacidad de razonamiento y toma de decisiones. Y al multiplicar nuestras capacidades, las nuevas tecnologías siempre tienen un impacto profundo y muchas veces no esperado en cómo transforman nuestras relaciones laborales y personales, nuestras instituciones y hasta nuestra historia. En las revoluciones tecnológicas siempre hay ganadores y perdedores. ¿Qué tipo de palanca nos dan las impresoras 3D? ¿Qué habilidad multiplican? ¿A quién beneficiarían en el corto y largo plazo?
 
CAPÍTULO 4. Artesanía de Siglo XXI
 
A medida de que la calidad de impresión 3D llega al punto suficientemente bueno (good enough) en más y más categorías de consumo, la modalidad de producción y el paradigma de diseño van a cambiar por completo. Los consumidores van a valorar otros aspectos de los productos y las empresas que entienden estas tendencias van a poder escapar del destino que afectó a las empresas de entretenimiento cuando llegó el formato MP3. El artesano del siglo XXI tendrá ventajas enormes frente a las empresas de producción masiva y va a ser más parecido al DJ moderno que a un sastre de siglos pasados.
 
CAPÍTULO 5. Mover materia en el espacio: impresión 3D en medicina, construcción y alimentación.
 
Los usos de las impresoras 3D en la medicina, la construcción y la producción de comida suelen ser los más sorprendentes de todas las aplicaciones de esta tecnología. Sin embargo, imprimir un edificio, una prótesis o una hamburguesa en principio no es muy distinto que imprimir un objeto de diseño, una silla o una mesa -en todos estos casos el proceso de impresión 3D es, en el fondo, colocar material en una configuración determinada por el programa digital- lo que es distinto de una situación a otra es el material que usamos. Como decía el filósofo Bertrand Russell, todo el trabajo consiste en mover materia en el espacio. Este capítulo profundiza en el impacto de la impresión 3D en las distintas industrias y desarrolla la tesis que plantea que las consecuencias de la revolución 3D van a ser universales.
 
CAPÍTULO 6. Economía 3D
 
¿Qué pasará en 20-30 años cuando para todos sea posible imprimir lo que quieran por tan sólo el costo de la materia prima? ¿Qué significaría tener fronteras o sistemas de transporte en un mundo donde productos físicos se mueven digitalmente a través de Internet? ¿Qué valor tendrán las patentes y marcas registradas cuando la copia de un producto físico sea idéntica al original? Las implicancias de la impresión 3D para los gobiernos y las políticas públicas en las próximas décadas serán enormes.
 
CAPÍTULO 7. La dura realidad
 
Apenas estamos en el comienzo del uso masivo de las impresoras 3D. Las tecnologías de hoy en día tienen muchas limitaciones importantes. Habría que evaluarlas cuidadosamente, para ver si las impresoras 3D actualmente disponibles en el mercado tienen las características necesarias para el propósito específico del usuario. En este sentido, un problema importante es que en los medios se suele hablar de las impresoras 3D como si ya fueran máquinas que pueden fabricar casi cualquier cosa que quieras, pero -al menos por ahora- estamos muy lejos de esto. Este capítulo hace un recorrido detallado de los usos principales de la impresión 3D, de las características de desempeño claves y de las cinco tecnologías principales de impresión 3D.
 
CAPÍTULO 8. Oportunidad 3D
 
Si estuviésemos viviendo en la época de la invención del automóvil, ¿podríamos haber predicho qué fabricantes permanecerían y cuáles perderían como consecuencia de este invento revolucionario? ¿Podríamos haber predicho la necesidad de construir caminos que atraviesan continentes? ¿Las estaciones de servicio? ¿Las aseguradoras de automóviles? ¿Las playas de estacionamiento? ¿Las empresas de remolque de autos? ¿Las escuelas de conducir? ¿Los talleres mecánicos? ¿Las empresas proveedoras de partes? ¿Los moteles y sitios de camping? ¿Los productos de tunning? ¿Los lavaderos de coches? ¿La enorme industria del petróleo, las revistas dedicadas a los automóviles, la Fórmula 1 y el Nascar? Cada vez que surge una tecnología revolucionaria -ya sean automóviles, televisores o aviones-, existe la tentación de buscar oportunidades en el ámbito más obvio: entre las empresas que están creando esta nueva tecnología. Pero la historia demuestra que las mejores oportunidades de negocio muchas veces están en los efectos secundarios que surjan debido a la revolución. Este capítulo hace un análisis sistemático de las oportunidades que van a aparecer en los próximos años.
 
CAPÍTULO 9. La profecía de 100 años
 
En 1930, el economista John Maynard Keynes hizo una predicción chocante. En su ensayo “Las posibilidades económicas para nuestros nietos” dijo que dentro de 100 años la humanidad solucionaría completamente lo que él llamaba el problema económico, o sea, que algún día desaparecería la necesidad de trabajar para crear bienes. En el año que se publicó el ensayo, esta afirmación pareció muy excéntrica, pero hoy en día la profecía de Keynes ya no suena tan extraña. Hoy existen impresoras 3D que imprimen casas, comida y prótesis odontológicas. Se están desarrollando impresoras de carne sintética y órganos para trasplantes. Estando en el comienzo de la revolución 3D, las posibilidades de las que hablaba Keynes parecen cada vez más cercanas. En este capítulo tratamos de ver cómo será nuestro futuro lejano con un recorrido de pensamiento de Keynes, Bertrand Russell y Jean Fourastié. Afirma Keynes que “sin embargo, no existen países ni sociedades que puedan esperar a que llegue la época de ocio sin temor”. Veremos de qué se trata su advertencia dramática.

0

Alexis Caporale, Clarín, COSMOS, Impresoras 3D, Industria argentina, Trimaker

Artículo de Mariana Pernas publicado en Clarín el 15/01/17.

 

La fabricación y venta de impresoras 3D es un negocio incipiente en la Argentina y el mundo. La demanda proviene de universidades, laboratorios y estudios de diseño.

 

El mercado local de fabricantes de impresoras 3D atraviesa un proceso de cambio con el uso nuevas tecnologías, materiales de impresión y la búsqueda de modelos de negocios para diferenciarse y crecer en un segmento cuya demanda no siempre es constante.

 

El uso de la impresión 3D, un proceso de fabricación a pequeña escala que produce objetos tridimensionales a partir de un original modelado digitalmente en una computadora, aún es incipiente a nivel local y global. En el mundo, la principal demanda para aplicar impresión 3D proviene de los sectores automotor, aeroespacial, plástico, mecánico, ingeniería de planta, electrónica, farmacéutico y médico, según una encuesta de EY realizada a 900 empresas de 12 países.

 

Ese mismo estudio muestra que, mientras que el 24% de las compañías encuestadas ya experimentó con esta tecnología, otro 12% prevé adoptarla. Entre los principales obstáculos para usarla, se mencionan el alto costo de los sistemas de impresión (40% de los casos), la falta de conocimiento (28%) y el elevado precio de los materiales y servicios (20%).

 

En el ámbito local, según un relevamiento del Centro de Diseño Industrial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el ecosistema de impresión 3D está integrado por unos 123 actores (proveedores de equipos e insumos, prestadores de servicios y centros educativos), con una alta concentración en Buenos Aires. Sus principales clientes son colegios técnicos y universidades, pymes, estudios de diseño y arquitectura, y laboratorios farmacéuticos, médicos y de investigación académica.

 

“La mayoría de las empresas la utiliza para crear prototipos, probar un diseño antes de lanzar la producción masiva y fabricar internamente algún repuesto de sus máquinas o las piezas de un producto.

 

La impresión 3D permite optimizar y agilizar las primeras etapas del proceso de desarrollo y fabricación, pero la producción de bienes finales todavía es escasa, principalmente porque no permite hacer un gran volumen en serie”, señala Nicolás Berenfeld, cofundador de Trideo, una empresa que desarrolló tres modelos de máquinas y un kit para armar impresoras de menor costo que apunta al mercado educativo y de “hobbistas”. El año pasado facturó $2 millones.

 

La impresión 3D se logra mediante un proceso de adición de capas de material que se van superponiendo. Estos insumos han crecido en calidad y cantidad: la mayoría son distintos tipos de plástico, pero también se emplean materiales compuestos, cerámica y hasta colágeno.

 

Con precios de venta que oscilan entre $25.000 y $60.000 por impresora, los fabricantes también brindan servicios de consultoría, implementación y mantenimiento de un producto sobre el cual no hay demasiado expertise en las empresas clientes.

 

Impresión vital

 

A medida que se innova en métodos y materiales de impresión se abren oportunidades. Y la medicina es un campo fértil gracias al desarrollo de las bioimpresoras. Con estos equipos –que fabrican estructuras tridimensionales con material biológico o biocompatible a partir de un diseño digital– es posible producir tejidos humanos y órganos biológicos funcionales (esto último se encuentra en fase de experimentación a nivel mundial).

 

En la Argentina, el emprendimiento de ingeniería biomédica Life SI desarrolló 3-Donor, la primera bioimpresora del país. Durante dos años, con el primer prototipo se testeó la impresión con colágeno en un laboratorio de ingeniería de materiales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). En otra dependencia de la UNC actualmente se investiga sobre la impresión de medicamentos funcionales (diferentes a las tradicionales cápsulas) que sean fácilmente absorbidos por el organismo.

 

El objetivo de Aden Díaz Nocera y Gastón Galanternik, socios de Life SI, es demostrar que su máquina es una “solución polivalente”, que puede adaptarse a distintas necesidades de investigación y a la impresión de diferentes biomateriales. “La potencialidad de esta tecnología es enorme; en la Argentina hay mucho por hacer sobre materiales y células. La meta es tener un equipo accesible para los investigadores; pero el hecho de que no sea una tecnología conocida, retrasa la adopción de los usuarios”, admite Galanternik.

 

De hecho, dos equipos 3-Donor también se utilizan en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Uno de ellos se destinó al Laboratorio de Biomateriales, Biomecánica y Bioinstrumentación que trabaja en el desarrollo de un kit para reemplazar tejido humano en casos de quemaduras y así poder minimizar la cantidad de intervenciones quirúrgicas. “Ellos están probando la impresión con distintos materiales, como alginato y ácido hialurónico”, señala el emprendedor. “Otro desafío fue que experimenten con el equipo para mejorar la usabilidad.”

 

La empresa Trideo fabricó recientemente su prototipo de bioimpresora para uso médico que se está probando con distintos materiales en el Laboratorio de Células Madre del instituto de neurología Fleni. “La idea es mejorar y hacer evolucionar el producto con el aporte de los investigadores”, señala Berenfeld. “Este año queremos llevar la bioimpresora a otros laboratorios académicos. El futuro de la medicina pasa por la impresión”.

 

Negocio diversificado

 

Pero las dificultades también sacuden al sector. Kikai Labs, una firma pionera que en 2011 desarrolló un prototipo de impresora basado en open hardware, en septiembre pasado cerró sus operaciones tras enfrentar un año sin ventas, dificultades de acceso a financiamiento, suba de costos y el arrastre de las restricciones para importar los componentes electrónicos que llevan sus equipos.

 

Luego de funcionar cuatro años, durante los cuales vendió 400 impresoras, su fundador, Marcelo Ruiz Camauer, dice que “al principio el negocio funcionó, había mucha demanda”. Pero a finales de 2015 “se vendía muy poco; el año pasado no hubo compradores y tampoco tuvimos financiamiento para producir la siguiente tanda de impresoras. No veo planes para fomentar la industria”, expresa. A su entender, la baja demanda obedece a la falta de conocimiento sobre “los beneficios de esta tecnología, la escasa cultura local de diseño y prototipado, y la retracción de la economía; aunque las máquinas no son caras, se ha postergado la inversión”.

 

Una experiencia similar tuvo la empresa Trimaker, que en 2012 desarrolló su primer prototipo y un año después salió con la preventa de 42 máquinas. También impactados por las últimas devaluaciones y el aumento del costo de los componentes importados, tuvieron que reconvertir su sistema de producción y modelo de negocios.

 

“Comenzamos a vender online por Staples, encaramos una profesionalización de la cadena productiva, ampliamos la oferta de productos y ahora compartimos la planta, que tiene certificación ISO, con una empresa de electrónica. Hoy es más rentable importar máquinas de China, pero en estos dos años nos pudimos reacomodar para ser competitivos”, dice Alexis Caporale, socio de Trimaker.

 

Como parte de ese proceso, la empresa recibió una inversión del distribuidor mayorista de informática Stylus, que se convirtió en socio y les permitió tener 70 puntos de servicio técnico y representantes de venta en todo el país. Además de la fabricación de equipos –como la impresora Cosmos-, Trimaker fabrica bienes finales que llevan impresión 3D en su proceso productivo, como instrumental para tratamientos odontológicos y sensores para control del medioambiente.

 

Trimaker también incursiona en el sector educativo, con el desarrollo de contenidos para el uso de las impresoras en aula, y en el sector Pyme industrial. “Hay procesos que se pueden optimizar significativamente usando impresión 3D, porque bajan los costos y los tiempos a partir de un mejor trabajo de prototipado”, señala. “Lo interesante es la venta de hardware con un servicio incluido que agrega valor”, dice Caporale, cuya empresa prevé facturar US$1 millón este año.

 

También diversificó su negocio la firma Chimak, que fabrica máquinas desde hace cinco años. Fundada por David Cimino, incorporó distintas líneas de negocios alrededor de la producción de hardware: desarrollo de kits educativos para armar destinados a escuelas y hobbistas, la venta de insumos (distintos tipos de plásticos para imprimir) y la fabricación de productos finales hechos con esta tecnología, un negocio que van a encarar durante este año.

 

La empresa actualmente tiene dos modelos de impresoras, uno de los cuales (León 200) vendió 70 equipos para escuelas secundarias de la Ciudad de Buenos Aires; sus máquinas también se usan en el INTI y la Fundación Argentina de Nanotecnología.

 

“Como la demanda no es constante, es preciso desarrollar otras líneas de negocios o un nicho de especialización. Requiere mucha inversión y es difícil tener una estructura sólo dedicada a la producción de hardware”, reconoce Cimino, cuya empresa comparte procesos, estructura y algunos recursos con una metalúrgica en la localidad de Caseros.

 

“La tecnología ha evolucionado mucho, pero la adopción para fabricar productos finales no es masiva”, agrega. Su empresa está por lanzar una línea de calzado para bebés y niños fabricados íntegramente con impresión 3D y con un socio están por presentar un modelo de lámparas también hechas con esta tecnología. “Debemos empezar a migrar: que la impresión 3D deje de ser una tecnología de prototipos para pasar a fabricar productos finales –comenta Cimino-. Aunque no va a servir para hacer cualquier cosa, por sus tiempos y volumen, sino para productos personalizables, de bajo lote y más dinámicos”.

0

COSMOS, Educación, Impresoras 3D, Industria argentina, Nicolás Fischman, SupraPixel, Trimaker, Video

Video publicado en el canal de Youtube de SupraPixel el 20/05/2016.
 

 
SupraPixel se define como “tu punto de información de tecnología”. Es un sitio que se dedica a difundir noticias tech y hacer análisis de impresión 3D, smartphones, tablets, hardware y apps.
 
Este video en particular es muy útil para principiantes, estudiantes y profesores. Permite interiorizarse en el funcionamiento básico de la impresión 3D y las partes de una impresora 3D. Y explica el proceso para pasar de tener un objeto en la pc a tenerlo impreso.
 
También es relevante para quienes están pensando en comprarse una impresora 3D y están analizando las opciones que brinda el mercado.
 
impresión 3D Trimaker COSMOS video SupraPixel
 
El video está realizado por Nicolás Fischman, quien comienza diciendo que la Trimaker COSMOS es un “hermoso artefacto”. Según sus palabras, “no es un equipo para esconder porque sea feo y grande”. “El manejo de los cables y la construcción están muy prolijamente hechos y es fácil de limpiar”, dice.
 
Y agrega: “Algo divertido es que algunas piezas de la Trimaker COSMOS están hechas en 3D. Esto les puede dar a entender qué tanta robustez puede tener una pieza impresa. Es decir, no son pequeñas cositas finitas para mostrar en una galería de arte y ya está. Se pueden hacer hasta tornillos con tuercas grandes que se enroscan y que funcionan”.
 
Aquí les ofrecemos un resumen con algunos fragmentos del análisis de Fischman sobre la Trimaker COSMOS. Pero no se queden sólo con lo escrito. Miren el video para aprovechar las imágenes y las explicaciones en vivo, que realmente valen la pena.
 
Control de temperatura
 
Fischman resalta los elementos del equipo que ayudan al control de temperatura del sector de impresión. Por ejemplo, los paneles de los costados frenan las corrientes de aire que pueden producir variaciones de temperatura. La chapa de metal ubicada en la parte inferior tiene rendijas para que el aire caliente salga. Y las cuatro patas de goma mantienen aislada la impresora de la superficie donde está apoyada.
 
Otro aspecto clave para el control de la temperatura son los tres ventiladores que posee la máquina. Hay un ventilador de extracción de aire caliente ubicado en la parte de abajo y otros dos montados en el cabezal. Uno de ellos mantiene la temperatura y refrigera la boquilla cuando se termina la impresión. Y el segundo refrigera la pieza a medida que se está imprimiendo.
 
impresora 3D Trimaker COSMOS video SupraPixel
 
Pantalla digital y todo incluido para comenzar a imprimir
En cuanto a la practicidad del equipo, Fischman dice: “La caja trae una pequeña caja de accesorios que hace que ni bien saquemos la impresora y la conectemos podamos empezar a imprimir de una. También viene incluida la tarjeta SD de 2gb, lo que hace que no tengamos que tener una computadora continuamente conectada para imprimir. Puedo conectar la impresora a la corriente, le meto la SD y empiezo a imprimir de una”.
 
“Un rollo de un kilo de filamento de color blanco también viene incluido dentro de la caja. Dicho sea de paso, Trimaker también vende los rollos para que puedan utilizarlos con su impresora. Pueden comprar otros. Los rollos se venden por kilo y no por metro. También se incluye el cable USB para controlar la impresora desde la pc. Y una lata de fijador para el cabello para aplicar a la cama antes de imprimir.”
Según Fischman, un punto fundamental que suma practicidad y profesionalismo es la pantalla digital y los botones de manejo.

 

“Tener una pantalla en la impresora 3D es una ventaja enorme, porque no solamente podemos ver el proceso de impresión de una pieza de 0 a 100% sino que también podemos controlar qué es lo que está pasando con la impresora. Es decir, ver la velocidad de impresión, pausarla y ver las temperaturas de la boquilla, que es por donde sale el plástico.”
 
¿Qué diferencia a la Trimaker COSMOS de otras impresoras?
 
Esta pregunta se hace Fischman y así la contesta: “Estamos hablando de una impresora que viene terminada, en caja, y que sirve para uso profesional. No es la misma impresora que se van a encontrar por ahí que es china, importada, que no tiene pantalla, no tiene armazón. Controlar la temperatura en una cama que está abierta al aire es muy complicado”.
 
“Además, vienen desarmadas, las tienen que armar ustedes. Y a la hora de armar no es simplemente seguir los pasos, hay que armar la parte de circuitos, soldar, calibrar los motores. Hay que trabajarla mucho. Acá tenemos una máquina que, a pesar de ser súper robusta, tiene una pantalla y viene terminada y lista para imprimir.”
 
Luego aclara otro aspecto clave que distingue a la Trimaker COSMOS: “Además, y no menos importante, al ser una impresora producida en Argentina tiene soporte técnico en Argentina con gente que la tiene re clara sobre la impresora porque la hicieron ellos”.

 

“Entonces, no solamente los van a poder asesorar por problemas -tienen hasta una línea por whatsapp para que les manden fotos o texto con consultas-, sino que además les pueden conseguir los repuestos específicos para esta máquina.”
 
Video SupraPixel Impresión 3D trimaker COSMOS
 
¿Qué material utiliza la Trimaker COSMOS para imprimir?
 
De forma muy didáctica, Fischman explica que la Trimaker COSMOS imprime en dos tipos de materiales: PLA y ABS.

 

“Las propiedades de cada uno son un poco distintas. Por ejemplo, para el ABS se necesita un poquito más de temperatura y es un poco más flexible. Pero también un poco más complicado de imprimir. En cambio PLA es un poco más simple para aquellas personas que están arrancando, es un poco más rígido y se imprime a menor temperatura.”
 
¿Cómo se lleva un objeto 3D desde la pc hasta la vida real?
 
Aquí Fischman hace una demostración práctica para enseñarnos a encontrar diseños en thingiverse.com. Muestra cómo bajar el archivo .stl y abrirlo con el software CURA -que se descarga gratuitamente desde la web de Trimaker-. Y enseña las funciones básicas para decidir tamaño, espesor de capa, ubicación en la cama y traspaso a la tarjeta SD.
 
Finalmente, envía la pieza a imprimir y nos muestra el proceso en cámara rápida y el resultado.
 
¿Cúanto cuesta imprimir una pieza en 3D? Nicolás Fischman se lo pregunta y en este video nos explica un método sencillo para hacer el cálculo.

1

COSMOS, FDM, Impresoras 3D, Industria argentina, Mariano Aguirre, Mariano Fernández, Stylus, Trimaker

Artículo publicado en énfasys el 04/02/2016.
Con un evento de prensa en Puerto Madero, el mayorista anunció la incorporación de Trimaker a su portfolio de vendors; y junto a ellos lanzaron su primer impresora 3D: Trimaker Cosmos.

 

Impresora 3D Trimaker COSMOS

 

“Hoy sumamos a Trimaker como marca especial, ya que es una nueva tecnología que estamos distribuyendo. Es una tendencia. Vimos un diferencial en ellos , ya que es una marca nacional, tenemos muy buen feeling con todos los del equipo; y es un producto que nos gusta mucho”, dijo en la apertura del evento Mariano Fernández, presidente de Stylus.

 

Sin dudas, el nicho de la impresión 3D está tomando un fuerte impulso a nivel mundial, y hoy es una tendencia disponible en Argentina que apunta a varios mercados. La Trimaker Cosmos viene a penetrar en este mercado, como un equipo diferenciado por sus prestaciones y sus costos. Según explicaron desde la firma, sus usos pueden ir hacia todo tipo de industrias: diseñadores industriales, ingenieros mecánicos y electrónicos, artistas, estudiantes y más.

 

Impresora 3D Trimaker COSMOS presentada por Juan Guecaimburu

 

“El mercado de las impresoras 3D crece a ritmos exponenciales y cada dos años se triplica la venta de impresoras”, dijo Juan Guecaimburu, de Trimaker. “Una impresora 3D es un equipo que permite pasar una pieza que existe en el mundo digital, a una pieza física en la realidad. Para que estos dos mundos coexistan, primero debe existir en el mundo digital. Esto es lo que llamamos modelado 3D, un dibujo de una pieza o más realizadas en una PC con programas específicos. Estas piezas son similares a las de las películas animadas, y se pueden diseñar o descargar desde Internet para luego imprimirlas y convertirlas en un objeto verdadero”, agregó Guecaimburu.

 

Según explicó el vocero, estos equipos y la nueva Trimaker Cosmos, utilizan como material principal para imprimir la tecnología de filamentos (FDM). “Esto es similar a un hilo de plástico; y la impresora toma ese hilo, lo funde y lo pasa por un conducto que lo vuelve más finito. Es similar a una manga de cocinero, pero en vez de usar chocolate usa plástico. Con ese plástico hace las capas de impresión”, remarcó Guecaimburu.

 

La nueva Cosmos de Trimaker ofrece optimización y economía de materia prima, varias personalizaciones; y es ideal para hacer tiradas chicas, de 50 a 200 unidades. A su vez, su diferencial es que está ensamblada en planta, tiene garantía de un año, nuevas partes mecanizadas y servicio en todo el país. “Es un equipo mucho más completo y robusto”, mencionaron desde Trimaker.

 

Según la firma, luego de estar hace seis años trabajando en este mercado de la impresión 3D, optaron por sumar a Stylus para la distribución. “Ellos son expertos en este mercado”, dijo Guecaimburu.

 

Impresora 3D Trimaker COSMOS

 

Por su parte, Mariano Aguirre, Product Manager de Trimaker en Stylus, agregó: “A Stylus le gusta la innovación y buscar betas en el mercado. En Trimaker encontramos un producto innovador; se hicieron análisis, gustó y encaramos este nuevo desafío de traer este producto para el mercado reseller y retail”.

 

Según explicaron ambas empresas, este producto lo ofrecen para cualquier tipo de consumidor, incluso para el que no tenga conocimiento previo. Ellos entregaran a los resellers y a los retailers la impresora, los insumos, el servicio técnico, el software y el kit para preparar las piezas. “Venderemos una solución final al canal, para que luego llegue al usuario final”, destacaron los voceros.

 

0

COSMOS, FDM, Impresoras 3D, Industria argentina, Juan Guecaimburu, Stylus, Trimaker, Uncategorized, Video

Artículo de Edu Camps publicado en Over Cluster el 8/2/16.

 

Trimaker es una marca 100% nacional que fabrica impresoras 3D. Si bien todavía es un nicho, que exista una marca nacional que compita a nivel mundial, es digno de mencionar. Su producto estrella, Trimaker Cosmos, busca diferenciarse por sus prestaciones y sus costos, y puede ser sus usos pueden ir hacia todo tipo de industrias: diseño industrial, ingenieros mecánicos y electrónicos, artistas, estudiantes o prototipistas.

 

Stylus, mayorista informático, realizó un evento para anunciar la inclusión de esta marca a su portfolio, encargandose así de la distribución. Hoy sumamos a Trimaker como marca especial, se trata de una nueva tecnología que ya estamos distribuyendo. Si bien la impresión 3D hoy es una tendencia, vimos un diferencial en ellos , ya que es una marca nacional, tenemos muy buen feeling con ellos; y es un producto que nos gusta mucho, Mariano Fernández, presidente de Stylus.

 

El mercado de las impresoras 3D crece a ritmos exponenciales y cada dos años se triplica la venta de impresoras. Una impresora 3D es un equipo que permite pasar una pieza que existe en el mundo digital, a una pieza física en la realidad. Para que estos dos mundos coexistan, primero debe existir en el mundo digital. Esto es lo que llamamos modelado 3D, un dibujo de una pieza o más realizadas en una PC con programas específicos. Estas piezas son similares a las de las películas animadas, y se pueden diseñar o descargar desde Internet para luego imprimirlas y convertirlas en un objeto verdadero, Juan Guecaimburu, director comercial de Trimaker.

 

 

Así funciona la impresora #3d de @Trimaker3d con un hilo pequeño como insumo

Un vídeo publicado por Edu Camps (@edu_camps) el

 

 
Los equipos 3D utilizan como material principal para imprimir la tecnología de filamentos (FDM). Esto es similar a un hilo de plástico; y la impresora toma ese hilo, lo funde y lo pasa por un conducto que lo vuelve más finito. Es similar a una manga de cocinero, pero en vez de usar chocolate usa plástico. Con ese plástico hace las capas de impresión, remarcó.

 

 

Este producto está siendo enfocado para todo tipo de consumidores, desde expertos hasta principantes. Si uno busca tutoriales o piezas ya diseñadas en Internet, encuentra el modelo y puede mandarlo a imprimir directamente. La idea de Trimaker es comercializar impresora, insumos, el servicio técnico, el software y el kit para preparar las piezas. El precio: $50.000. Muy económica para todos aquellos visionarios de esta tecnología.

 

Nave de #starwars hecha con la impresora #3D de @Trimaker3D

Una foto publicada por Edu Camps (@edu_camps) el

0

Alexis Caporale, COSMOS, FDM, Impresoras 3D, Industria argentina, Mariano Aguirre, Stylus, Trimaker

Artículo publicado en CanalAR el 10/2/16

 

Mayorista y fabricante lanzaron al canal el modelo Cosmos. “En estos años creció mucho el mercado. Por eso apostamos al canal de distribución”

 

El mayorista Stylus y el fabricante nacional de impresoras 3D Trimaker realizaron el pasado miércoles un evento en el que oficializaron su relación frente a resellers y canales del sector retail.

 

De esta manera, Stylus ingresa a un nuevo mercado en crecimiento, y Trimaker apuesta a un nuevo modelo de comercialización de sus productos.

 

Hoy estamos lanzando el producto al canal, tanto de retailers como de resellers”, dijo Mariano Aguirre, Product Manager Trimaker en Stylus.

 

“Stylus siempre se caracterizó por buscar nuevas tecnologías para desarrollarlas localmente. En esta ocasión, se viene analizando el mercado de impresión 3D desde hace 2 años. Hoy el mercado potencial de los productos está a la vista y las características técnicas avanzaron al punto en que la distribución comienza a tener sentido, ya que la tecnología desborda el nicho y se pone al alcance de todos”, agregó Aguirre. “¿Por qué Trimaker? Porque es un excelente producto y reúne buena calidad y un precio razonable pero sobre todo el mejor soporte de postventa, algo clave para una tecnología disruptiva y novedosa como lo es esta”.

 

Apostamos a un producto innovador concentrándonos en el usuario, intentando darle todo lo necesario y la mejor experiencia de uso en un solo paquete, eso es Cosmos de Trimaker“, finalizó el PM.

 

– ¿Cómo surgió Trimaker?, preguntó CanalAR a Alexis Caporale, uno de los fundadores de Trimaker.

 

– Fabricamos impresoras 3D con marca Trimaker desde hace 4 años. Es un desarrollo tecnológico de hardware, software y materiales nuestro, y estamos presentando al canal nuestro cuarto modelo: Cosmos. Hace ya seis años que estamos en el desarrollo de esta tecnología. Nuestro primer paso empresarial lo dimos en 2012, cuando ganamos el premio Innovar. Esto fue un gran impulso para la empresa.

 

– ¿Por qué decidieron optar por la distribución de sus productos en el canal?

 

– Venimos de una lucha de varios frentes. Por un lado, el desarrollo tecnológico, que tiene su complejidad. Y por el otro, el hecho de llevar la tecnología al consumidor. Aprendimos sobre el armado de la máquina, del servicio técnico, de la logística. Y supimos que había cosas que hacíamos muy bien, y otras que quisimos reforzar con especialistas. Definimos entonces dedicarnos a la tecnología y su contenido, y trabajar con Stylus en la comercialización.

 

0

COSMOS, Impresoras 3D, Industria argentina, Trimaker, Video

Trimaker fabrica una de las impresoras 3D de industria argentina de más fácil manejo y accesibilidad. Se trata de la Trimaker COSMOS, un equipo de tipo FDM con plataforma calefaccionada y cámara abierta.

 

Fue lanzada al mercado a principios de 2016 y está destinada a todo tipo de usuarios.

 

Por sus características, permite una multiplicidad de usos y se adapta a las necesidades de impresión 3D de distintas disciplinas. Es empleada en diseño industrial, ingeniería mecánica, arte, medicina, etc.

 

Veamos sus especificaciones:

 

La técnica de impresión de la Trimaker COSMOS es la de modelado por deposición fundida (FDM). Al tener un diámetro de boquilla de 0,4 mm y utilizar un filamento de 1,75 mm, permite una resolución de 100 a 350 micrones por capa, lo que facilita la confección de piezas pequeñas o con detalles importantes.

 

Por otro lado, está diseñada para optimizar el tiempo de impresión y el uso de material. Puede alcanzar una velocidad de impresión de hasta 150 mm/s y un volumen de impresión de 242 x 181 x 130 mm, lo que la hace ideal para tiradas continuadas de hasta 200 unidades.

 

En cuanto a software, utiliza CURA y soporta los sistemas operativos Windows, Linux y Mac. Los archivos para imprimir deben ser .stl o .amf.

 

En este video podemos ver a la impresora Trimaker COSMOS creando una pieza desde cero:

 

 


Tutoriales para imprimir en 3D con la impresora Trimaker COSMOS

 

Trimaker dispone de un canal de Youtube donde podemos encontrar videos explicativos para entender el funcionamiento de la COSMOS. Con estos tutoriales, quienes se enfrentan por primera vez con el desafío de imprimir en 3D podrán aprender los pasos fundamentales para comenzar a usar la máquina.

 

Desembalaje: Cómo desempacar la Trimaker COSMOS.

 

Calibración: Cómo calibrar la Trimaker COSMOS.

 

Carga de filamento: Cómo cargar el filamento por primera vez en la Trimaker COSMOS.

 

Impresión: Cómo imprimir en 3D con la Trimaker COSMOS.

 

Cambio de filamento: Cómo cambiar el filamento en una Trimaker COSMOS.

0