Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Your address will show here +12 34 56 78
Diccionario, FDM, Filamento, Glosario, Impresión 3D

Aquí encontrarás las definiciones de todas las palabras y términos en español y en inglés vinculados con la Impresión 3D. Un diccionario completo y útil actualizado continuamente.
 
En este artículo te presentamos todas las palabras con las letras E y F. Para ver otras definiciones hay que hacer clic sobre la letra correspondiente.
 
Letras: A – BCDEFG – H – I – J – K – L – M – N – O – P – Q – R – S – T – U – V – W – X – Y – Z
 
 
E
 
EBM: Son las siglas en inglés de Electron Beam Melting, que significa “fusión con haz de electrones”. Se trata de un tipo de fabricación aditiva con metal que utiliza un haz de electrones como fuente de energía en lugar de un láser para fusionar el polvo metálico. Es un método que puede producir piezas metálicas con un 100% de densidad y conservar las características del material mucho mejor que empleando metales fundidos. Esta tecnología se usa con cobre, niobio, y con aleaciones de titanio para realizar implantes médicos, por ejemplo.
 
Elastómeros termoplásticos: También se los conoce como TPE o por su nombre en inglés, Thermoplastic elastomers. Son una clase de polímeros o mezcla física de polímeros (generalmente un plástico y un caucho) que dan lugar a materiales con características termoplásticas y elastoméricas. Combinan las ventajas típicas de las gomas con las de los materiales plásticos. Los filamentos de TPE para impresión 3D son como cuerdas de goma. Al fusionarse a una temperatura similar a PLA de 215° C en cabezal y 40° C en cama caliente se obtienen piezas de gran flexibilidad.
 

Encoder: Significa “codificador” en inglés. En impresoras 3D, es un dispositivo que recopila información sobre las posiciones de los ejes y la convierte en datos que pueden analizarse para comprobar si el cabezal está en una posición correcta con respecto a la superficie de trabajo.
 
Estereolitografía: También se la denomina fabricación óptica, foto-solidificación, SLA o SL. Es un proceso de fabricación aditiva que se basa en la solidificación de resina mediante luz ultravioleta. Los objetos tridimensionales se forman por la adición de capas superpuestas una encima de otra. Cada capa se genera dirigiendo un láser de luz ultravioleta a los sectores del objeto donde hay que añadir material, lo que produce que la resina se solidifique y quede así una fina capa de material sólido pegado a la capa previa. Al igual que con DSL, el objeto puede crearse desde arriba hacia abajo o desde el interior de la cubeta hacia arriba. En ambos casos, la superficie de la pieza resultante es más lisa que con procesos como FDM o FFF, ya que las capas son menos visibles.
 
Estructuras de soporte: En impresoras 3D por FDM, son las estructuras que se crean para servir de soporte en ciertos lugares de la pieza que se está imprimiendo para evitar que se desmorone el plástico fundido cuando se deposita. Al finalizar la impresión, cuando la pieza está fría, estas estructuras se cortan y se eliminan. Por lo general, están hechas con el mismo filamento que el resto de la pieza. Pero cuando la impresora dispone de un segundo extrusor pueden hacerse con materiales solubles en agua para que la limpieza final sea más sencilla.
 
Euclidiano: En inglés se dice “manifold object”. En diseño 3D, un objeto euclidiano es un objeto geométricamente cerrado que cumple con los requerimientos necesarios para poder ser codificado en un archivo 3D e impreso en una impresora 3D. También se le dice “objeto a prueba de agua” o “wáter-tightness object”. Los objetos no euclidianos (non-manifold objects) no pueden imprimirse en 3D porque no cumplen las restricciones matemáticas asociadas al espacio Euclidiano y su geometría no puede ser trasladada correctamente.
 
Extruder: Es el extrusor de las impresoras 3D por FDM. En inglés también se lo llama “cold end”. Se trata de un mecanismo que se encarga de extruir el filamento con el que se imprimen las piezas. Generalmente el extrusor se compone de un motor que, mediante unos engranajes, fuerza al filamento a entrar a un cabezal (hot end) que lo derrite y lo hace fluir por una abertura llamada boquilla o nozzle. A su vez, el motor regula la velocidad de desplazamiento.
 
Extruir: En impresión 3D, es la acción de colocar material sobre la superficie de trabajo a través de un extrusor que lo va depositando en forma de hilo. Habitualmente, el material es calentado para lograr un punto óptimo de fusión que permita la extrusión a la vez que mantenga la forma al enfriarse con el aire y ser depositado. El mecanismo encargado de la extrusión es el extrusor, conformado por un motor y un cabezal con abertura.
 

Extrusor: En inglés se lo llama “extruder” o “cold end”. En impresoras 3D por FDM, es el mecanismo que se encarga de extruir el filamento con el que se imprimen las piezas. Generalmente el extrusor se compone de un motor que, mediante unos engranajes, fuerza al filamento a entrar a un cabezal (hot end o fusor) que lo derrite y lo hace fluir por una abertura llamada boquilla o nozzle. A su vez, el motor regula la velocidad de desplazamiento.
 

F
 
Fab Lab: Es la abreviación de “Fabrication Laboratory”. Se trata de un taller o laboratorio para trabajar con fabricación digital que está equipado con máquinas dirigidas por computadoras y otras herramientas necesarias.
 
Fabricación aditiva: En inglés se dice “additive manufacturing”. Consiste en la formación de objetos 3D mediante el agregado de sucesivas capas de material a fin de formar una pieza con volumen. Es un tipo de fabricación que puede realizarse con muchos tipos de materiales diferentes y es más rápida que las técnicas convencionales de manufactura. Al combinarse con las herramientas digitales de producción se puede obtener una alta precisión. Incluye, entre otros, los siguientes procesos: estereolitografía, modelado por deposición fundida (FDM), sinterizado selectivo por láser, aglutinador de inyección a tinta, fotocurado por inyección de resina, manufactura de objetos laminados.
 
Fabricación de Objetos Laminados: Se lo conoce como LOM, que son las siglas de Laminated Object Manufacturing. Es una forma rápida y económica de crear objetos en 3D pegando capas sucesivas de un material muy delgado, usualmente papel, y cortando con láser la geometría correcta de acuerdo con el modelo 3D. Se utiliza principalmente para creación de prototipos, no para producción. En la tecnología LOM el material está enrollado en la plataforma de construcción y se despliega junto con una lámina de adhesivo que, al calentarse, adhiere esa capa de material a la anterior. En simultáneo, un láser va cortando la geometría del objeto y creando cortes en el resto de la superficie para facilitar la extracción y la de los sobrantes que se van a retirar.
 
Fabricación digital: En inglés se dice “digital fabrication”. Es la forma de llamar al proceso completo de diseñar y fabricar un objeto 3D con softwares CAD / CAM y métodos de manufactura como impresión 3D, fresado o corte con láser.
 
Fabricación óptica: También se la denomina estereolitografía, foto-solidificación, SLA o SL. Es un proceso de fabricación aditiva que se basa en la solidificación de resina mediante luz ultravioleta. Los objetos tridimensionales se forman por la adición de capas superpuestas una encima de otra. Cada capa se genera dirigiendo un láser de luz ultravioleta a los sectores del objeto donde hay que añadir material, lo que produce que la resina se solidifique y quede así una fina capa de material sólido pegado a la capa previa. Al igual que con DSL, el objeto puede crearse desde arriba hacia abajo o desde el interior de la cubeta hacia arriba. En ambos casos, la superficie de la pieza resultante es más lisa que con procesos como FDM o FFF, ya que las capas son menos visibles.
 
FDM: Son las siglas de Fused Deposition Modelling, que significa “modelado por deposición de material fundido”. Es una técnica de impresión 3D que consiste en depositar capas planas de material fundido superpuestas entre sí para conseguir un objeto con volumen. Por extensión, se llama impresora 3D por FDM a las impresoras que utilizan esta técnica. Es decir, que imprimen a partir de la fundición de filamento plástico.
 
FFF: Son las siglas de Fused Filament Fabrication, que significa “fabricación por filamento fundido”. Es otra manera de denominar la técnica FDM.
 
Filaflex: Es un elastómero con una gran capacidad de estiramiento. Puede estirarse un 700% respecto del tamaño original sin romperse. Esa propiedad lo hace idóneo para fabricar objetos que deben poder doblarse, como plantillas de calzado, zapatillas, ruedas neumáticas, topes y junturas.

 

Filamento: Es la forma en la que está el material termoplástico que utilizan las impresoras 3D por FDM. Se trata de un hilo continuo de 3 mm o 1,75 mm de diámetro que habitualmente se comercializa enrollado en una bobina.
 
Firmware: Es el programa que se instala en el microprocesador y permite la comunicación de la impresora 3D con la computadora para controlar los procesos de la impresora. El firmware lee los comandos de Código G línea a línea y los convierte en los pulsos necesarios para mover los motores.

 

Flex, filamento: Es un elastómero termoplástico flexible usado para imprimir piezas elásticas en impresoras 3D por FDM.

 

Fotopolímero: Es una resina fotosensible utilizada en impresión 3D por estereolitografía o por DPL. Es decir, es un tipo de plástico líquido que reacciona ante la luz solidificándose. La reacción se produce ante los rayos UV y a una determinada longitud de onda.
 
Fotosolidificación: También se la denomina estereolitografía, fabricación óptica, SLA o SL. Es un proceso de fabricación aditiva que se basa en la solidificación de resina mediante luz ultravioleta. Los objetos tridimensionales se forman por la adición de capas superpuestas una encima de otra. Cada capa se genera dirigiendo un láser de luz ultravioleta a los sectores del objeto donde hay que añadir material, lo que produce que la resina se solidifique y quede así una fina capa de material sólido pegado a la capa previa. Al igual que con DSL, el objeto puede crearse desde arriba hacia abajo o desde el interior de la cubeta hacia arriba. En ambos casos, la superficie de la pieza resultante es más lisa que con procesos como FDM o FFF, ya que las capas son menos visibles.
 

Fusor: También se lo llama “cabezal” y “hot end” (final caliente). En impresoras 3D por FDM, es una pieza del extrusor que sobresale hacia abajo. Su función es fundir el filamento y hacerlo fluir hacia afuera para terminar de extruirlo. Está compuesto por un tubo de latón hueco recubierto de un tubo de aislante térmico, más un bloque de latón o aluminio con dos agujeros (uno para la resistencia que calienta el sistema y otro para el termistor que mide la temperatura), más una rosca donde se introduce la boquilla (nozzle).

0

ABS, FDM, Filamento, Impresión 3D, PLA

En impresión 3D por FDM (Modelado por Deposición Fundida) la oferta de filamentos es variada. El material se debe seleccionar en función del equipo que se va a utilizar y de la pieza que se pretende imprimir.
 
La calidad del insumo será clave para obtener una pieza correcta: un buen filamento debe poseer un diámetro uniforme y una densidad y color constantes en todo su largo. Asimismo, no debe poseer impurezas ni burbujas.
 
Por otro lado, la absorción de humedad perjudica las propiedades del material, por lo que es importante almacenar el rollo correctamente (preferentemente sellado y con productos absorbentes de humedad).
 
Además de la calidad, cada material ofrece distintas propiedades de dureza, transparencia, conductividad, etc. y posee parámetros de temperatura específicos que se deben definir durante el momento de laminado (slicer) de la pieza.
Otro parámetro importante a tener en cuenta es el diámetro del filamento. Los de uso más extendido son de 3 mm y de 1,75 mm.
 
Los filamentos más comunes en FDM son el ABS (acrilonitrilo butadieno estireno) y el PLA (ácido poliláctico), que se comercializan con una amplia oferta de colores.
 
Características del ABS y el PLA
 

El ABS tiene un punto de fusión alto, por lo que una vez impreso resiste altas temperaturas y se puede utilizar para fabricar cosas que estén sometidas al calor, como contenedores de líquidos calientes.
 
Se extruye a unos 230/260 grados y requiere que la impresora sea de cama caliente.
 
Hay que tener en cuenta que al llegar al punto de fusión el ABS desprende gases que pueden ser nocivos en concentraciones altas, por lo que debe garantizarse la buena ventilación del lugar de trabajo.
 
Ventajas del ABS
 
Además de su alta resistencia al calor, el ABS es resistente a los golpes y a la vez tiene cierta flexibilidad. Otras ventajas del ABS son que se puede mecanizar, pulir, lijar, limar, agujerear, pintar, pegar, etc. con gran facilidad.
Todo esto hace que sea el material perfecto para aplicaciones industriales.
 
El PLA, en cambio, se emplea menos en la industria y su uso en general aún no está tan extendido. Comparado con el ABS es un material de origen más “natural”, ya que está hecho a base de maíz. Sin embargo, hay que tener en cuenta los procesos químicos de confección del material y las posibilidades de reciclaje. Las chances de reciclaje del ABS están creciendo recientemente, por lo que hoy se considera que este material es más ecológico que el PLA (siempre y cuando se lleve a cabo el reciclaje reutilizando los sobrantes y las piezas defectuosas para hacer nuevos filamentos).
 
¿Cuáles son las ventajas del PLA con respecto al ABS?
 
Por un lado, el PLA no emite gases nocivos, por lo que puede haber varias impresoras funcionando en un lugar cerrado. Por otro lado, no requiere sí o sí una base caliente, lo que amplía las posibilidades de ser usado con todo tipo de impresoras 3D por FDM.
 
En cuanto a inconvenientes, el PLA no resiste altas temperaturas, ya que se empieza a descomponer a partir de los 50/60 grados. Y no es tan práctico durante el postproceso porque es más complicado para pintar y pegar.
Hablando de precios, ambos filamentos tienen un costo de mercado similar.

 
Aquí hay más información sobre filamentos de PLA y ABS.
 
 
Fuentes: Manual Básico FDM i3 del INTIIMPRESORAS3D.COM

0

FDM, Filamento, Impresoras 3D, juguetes, mattel, PLA, Thingmaker

Thingmaker es una nueva propuesta dentro del evolucionado mundo del consumo infantil. Se trata de una impresora 3D destinada directamente a los chicos para que ellos puedan crear sus propios juguetes.
 
Además de la impresora 3D, Thingmaker incluye un software de diseño que puede usarse con iOS y Android. La app es necesaria para que los chicos puedan diseñar las piezas y enviarlas a imprimir.
 
Los usuarios –o “jugadores”- pueden elegir modelos prediseñados, como collares, pulseras, dinosaurios, robots o esqueletos. O pueden crear piezas articuladas aisladas para luego ensamblar juguetes más grandes.
 
impresora 3D para juguetes Mattel Thingmaker
 
El proyecto, que es de la compañía Mattel, está destinado a chicos mayores de 13 años. Por eso, la máquina tiene un sistema de seguridad para que los más pequeños no accedan a las zonas de alta temperatura. Las puertas se bloquean automáticamente mientras se imprime y el cabezal queda oculto a la vista.
 
El método de impresión es por FDM y el filamento que se usa es PLA.
 
Además de crear juguetes nuevos, se espera que Mattel ofrezca también la posibilidad de imprimir accesorios para sus otras líneas, como Barbie o Hot Wheels.
 
Por el momento, la impresora aún no está a la venta. Pero las expectativas son muchas. ¡Y no sólo de los chicos! La app, según sus creadores, sí está disponible y puede utilizarse, ya que es apta para otras impresoras además de la Thingmaker.
 
Así es cómo Mattel está promocionando la máquina:

 

0

Arquitectura, Construcción, FDM, Filamento, grafeno, materiales

El grafeno se conoce como uno de los materiales más livianos y resistentes del planeta. A esas cualidades se suman una extraordinaria dureza –muchísimo más que el diamante y el acero- pero con gran flexibilidad. Y, por si eso fuera poco, una notable capacidad de transmitir el calor y la electricidad.
 
Mucho, ¿no? Y si a eso le añadimos que es transparente, parece ser el súper héroe de los materiales.
 
Estructuralmente, el grafeno es una capa de átomos de carbono enlazados de manera octogonal. Pero, en lugar de ser una estructura tridimensional, es una retícula hexagonal bidimensional del grosor de un sólo átomo.
 
Bien, pero, ¿se puede usar en impresión 3D? ¡Sí!
 
Mezclada con plástico, esta sustancia ya está siendo probada para obtener filamentos ultra resistentes. Los objetos con ciertas formas impresos en 3D con este filamento “emponderado” con grafeno son 10 veces más duros y 20 veces más livianos que si estuvieran compuestos de acero.
 

 
Tinta de grafeno para imprimir en 3D
 
En Inglaterra, investigadores españoles e ingleses crearon una “tinta” que puede ser extruida por una impresora 3D para crear estructuras tridimensionales. La pasta es a base de agua y está compuesta de grafeno químicamente modificado, óxido de grafeno (GO) y reducción de óxido de grafeno (rGO) más una pequeña cantidad de un polímero.
 
De esa forma, se están pudiendo imprimir objetos tridimensionales con la técnica de FDM. Porque la pasta tiene la consistencia adecuada para ser extruida por una boquilla y que cada capa soporte el peso de la capa posterior.
 
Lo curioso es que el grafeno es hidrófobo, lo que significa que no se puede hacer una tinta de grafeno con base de agua directamente. Por eso se usa óxido de grafeno para componer la tinta e imprimir la pieza. Luego, esa pieza debe ser sometida a un tratamiento térmico en una atmósfera controlada para recuperar las propiedades del grafeno.
 
Y son precisamente esas propiedades las que hacen que el desarrollo de este material sea especialmente esperado por la biomedicina, la ingeniería espacial y la construcción de grandes infraestructuras, entre otras áreas en las que la impresión 3D está tomando envión.

0

COSMOS, Educación, Filamento, Impresoras 3D, Nicolás Fischman, PLA, Precios, SupraPixel, Trimaker, Video

Video publicado en el canal de Youtube de SupraPixel el 14/09/2016.
 

SupraPixel se define como “tu punto de información de tecnología”. Es un sitio que se dedica a difundir noticias tech y hacer análisis de smartphones, tablets, hardware y apps.
 
El objetivo de este video es poder calcular cuánto cuesta imprimir una pieza en 3D. Por eso, es muy útil para quienes lo hacen frecuencia y aún no saben cómo determinar los costos. Así como para principiantes, aficionados dando sus primeros pasos, estudiantes y profesores.
 
También es relevante para quienes están pensando en comprarse una impresora 3D y están analizando las opciones que brinda el mercado en cuanto a máquinas, materiales de impresión, etc.
 
El video forma parte de la serie de análisis de impresión 3D en casos reales cotidianos de Nicolás Fischman, quien comienza diciendo que lo ha realizado expresamente a pedido del público.
Según sus palabras, “a la gran mayoría de los que vieron los videos de impresión 3D les interesa saber cuánto les costaría imprimirse algo en 3D”.
 
costo impresión 3d cu+anto cuesta imprimir en Trimaker COSMOS
 
Método para calcular el costo de impresión
 
“Tengan en cuenta que en este video les voy a enseñar el método para poder calcular cuánto cuenta imprimir algo en 3D”, anticipa Fischman. Y aclara que no es posible dar un valor final fijo para todos los casos.
 
Como se podrán imaginar, el valor depende del tamaño de la pieza y su complejidad, del costo del kilogramo de rollo de filamento, y del costo de la electricidad en cada lugar.
Desde luego, según dónde se compre el material y a qué precio se consiga, el costo final va a variar. Porque, como mencionamos antes, incluso hay que considerar que el precio de la electricidad es distinto en cada país.
 
Pero el método va a ser efectivo para todos los casos.
 
Cálculo con impresora 3D Trimaker COSMOS y filamento PLA
 
Para hacer el cálculo, Fischman elige la impresora 3D Trimaker COSMOS, la cual ya ha analizado en un video anterior. Y la ha utilizado en muchos otros ejemplos de casos reales.
 
Asimismo, toma como referencia el filamento PLA de Trimaker como material de impresión.
 
Primer paso: ir a la PC
 
Hay un par de datos primordiales para hacer el cálculo que se encuentran en el programa Cura. Llevando a la cama de impresión de Cura el objeto que queremos imprimir en 3D vamos a poder ver la duración del proceso de impresión y la cantidad de material que va a consumir.
 
costo de impresión 3D cuánto cuesta imprimir en 3D en la Trimaker COSMOS
 
Una vez que tiene esos datos, Fischman ingresa al sitio web de la empresa proveedora de electricidad en su región para ver el cuadro tarifario. Con esa información puede determinar cuánto cuesta un kilowatt hora para un usuario de sus características. En este caso, son 0,5 pesos argentinos por kilowatt hora.
 
“Ahora solamente nos falta ver cuánto es lo que consume la Trimaker COSMOS”, continúa Fischman. Para lo cual accede a la hoja de especificaciones de la COSMOS que puede descargarse en Trimaker.com.
 
Los valores promedio de consumo de la impresora son 220 voltios y 4 amperios. Es decir, 880 watts por hora.
 
Creando el método
 
“Primero vamos a calcular el costo de la pieza en base al material. Y después, dependiendo del tiempo que nos costó imprimir la pieza, vamos a calcular cuánto consumimos de energía eléctrica”, explica Fischman.

 
Y aclara que la matemática que se utiliza para determinar el método es “súper básica”.
 
Fischman es muy didáctico y el video tiene la velocidad adecuada para poder seguir sus explicaciones. Con un papel, una lapicera, una calculadora y la famosa regla de tres simple nos mostrará cómo hacer el cálculo.
 
El método no es más que una serie de reglas de tres simple para ir obteniendo los valores que finalmente hay que considerar. Los números van a variar con cada pieza, con cada máquina y según cada lugar geográfico. Pero el camino a seguir será siempre el mismo.
 
costo de impresión 3D según Nicolás Fischman de Suprapixel
 
¿Les adelantamos cuánto cuesta imprimir la pieza que eligió Fischman para hacer la demostración?
 
Se trata de un accesorio para empujar el tubo de pasta dental para aprovechar al máximo su contenido. Es una pieza que consume 1 gramo de filamento y tarda 5 minutos en ser impresa. Su costo en pesos argentinos: $0,53.
 
Recomendamos aprender este sencillo método. Una vez que se internaliza, nos permite hacer rápida y mentalmente un cálculo estimado de cada pieza que deseamos imprimir. ¡Miren el video para aprovechar las imágenes y las explicaciones en vivo, que valen la pena!

2

ABS, Educación, FDM, Filamento, Impresoras 3D, Isaac Powell, PLA

Cómo elegir el mejor filamento

 
¿Cómo podemos saber cuál es el mejor filamento para nuestra impresora 3D o para la pieza que deseamos realizar? Lo principal es conocer de antemano las distintas propiedades de cada material. Y, luego, ¡experimentar!
 
 
ABS
 
Comencemos con el ABS. Su nombre completo es Acrilonitrilo butadieno estireno y se lo considera el abuelo de los filamentos de FDM.
 
Temperatura:

 

El ABS se imprime a 210° – 240° C. La cama caliente debe estar a 80° C o superar esa temperatura. 

Es importante saber que el ABS comienza a ablandarse a los 105° C. Por eso, hay que tener en cuenta que el lugar al cual esté destinado el objeto no alcance ni supere esta temperatura. De ser así, perdería rigidez y podría incluso llegar a perder su forma.
 

Rendimiento:
 

El ABS se comporta muy bien durante la extrusión, porque sale sin inconvenientes de la mayoría de las boquillas sin formar grumos o atascarse. Sin embargo, una vez extrusado su comportamiento cambia y puede traernos complicaciones, ya que suele encogerse al enfriarse. Si la pieza se va achicando a medida que la imprimimos se pueden quebrar o despegar las capas, sobre todo si el objeto es muy grande. Con el ABS siempre es fundamental trabajar con una impresora 3D de cama caliente y preferentemente con paredes laterales. Así se garantiza la temperatura constante ideal para este material. Otro aspecto a considerar es que el ambiente en que se ubica la máquina no sea muy frío ni tenga corrientes de aire. 

En cuanto a la rapidez de impresión, el ABS se puede imprimir a gran velocidad.
 

Resistencia:
 

El ABS es un plástico fuerte si se lo imprime a una temperatura suficiente para obtener una buena unión de las capas. Tiene bastante flexibilidad y cuando se lo expone a presión tiende a doblarse o estirarse en lugar de quebrarse.  
 

Vapores:
 

Una desventaja de imprimir con ABS es que al calentarse desprende un olor fuerte. Por lo general no trae problemas, pero algunas personas sensibles pueden sentir irritación si el espacio no está ventilado.
 

Cuándo usarlo:
 

En términos generales el ABS es muy eficiente para la mayoría de los usos. Es útil para objetos que van a ser golpeados o que se van a caer. También para piezas que van a estar en ambientes calientes (siempre y cuando no superen los 100° C). Por ejemplo, mangos de cubiertos, partes de autos o máquinas, fundas de celulares, juguetes, bijouterie…
 

Cuándo no usarlo:
 

Las restricciones para el uso del ABS no aplican a los objetos sino a la máquina y al ambiente. Si la impresora 3D no es de cama caliente y si el espacio no puede ser ventilado para evitar la acumulación de vapores, no es posible usar ABS.
 
 

PLA
 

Analicemos a hora el PLA, cuyo nombre científico es Poliácido láctico. Según Isaac Powell, experto en filamentos, PLA es “el primo hippy con buen olor del ABS”. ¿Por qué está definición? Porque es biodegradable y huele a caramelo cuando se lo imprime. 

 
Temperatura:
 

El PLA se imprime a 180° – 200° C. Puede usarse sin cama caliente, aunque es recomendable usar una que alcance los 60° C. 

La mayor desventaja de este material es que comienza a ablandarse a los 60° C, lo cual limita notablemente el destino de las piezas impresas.
 

Rendimiento:
 

Al contrario del ABS, el PLA se atasca en la boquilla con frecuencia. La razón es que es pegajoso y tiende a expandirse. Pero eso no debe desalentarnos. Se soluciona poniendo una gota de aceite en la boquilla al cargar el rollo de filamento. Así se obtiene una extrusión fluida libre de atascos.
 

La “diversión” con el PLA comienza cuando llega a la cama. Casi no encoge. Se pueden imprimir piezas grandes en máquinas abiertas sin riesgo de que se desprendan de la cama o se quiebren. Es el material ideal para mostrar el proceso de impresión en exposiciones públicas o educativas. ¡Además desprende un olor dulce!
 

Resistencia:
 

Aunque permite imprimir objetos muy fuertes, el PLA es un poquito más quebradizo que otros plásticos. Cuando se cae no rebota sino que se parte o se astilla. Y las partes delgadas se pueden desprender al recibir un golpe.

Sin embargo, si está bien impreso la adhesión entre las capas es muy buena.

 
Vapores:
 

Este filamento no desprende tantos vapores y su olor no es desagradable. 
 

Cuándo usarlo:
 

¡Siempre que se pueda! Es un bioplástico que puede ser reciclado o compostado. Es perfecto para cajas, regalos, modelos, prototipos… Ah, y puede usarse para exteriores, porque la biodegradación requiere un proceso de calor y no es soluble en agua. ¿Quién se anima a imprimir un gnomo de jardín?
 

Cuándo no usarlo:
 

Si vamos a emplear la pieza impresa en un lugar caliente a 60° C o más, debemos evitar el filamento PLA. Por otro lado, debido a su mayor fragilidad no es recomendable para mangos de herramientas. Tampoco para objetos con elementos pequeños o que van a recibir golpes o caídas. 
 

Conclusión:
 

Vale la pena aprender a imprimir con ambos filamentos. Tanto el ABS como el PLA tienen situaciones ideales de uso en base a las características del material. Saber sus particularidades y la experiencia propia nos permitirá determinar cuál es la mejor en cada caso. 
 
Aquí hay más información sobre ABS y PLA.

Fuente: Make:

0

ABS, FDM, Filamento, Impresoras 3D, PLA

Las impresoras 3D de FMD utilizan filamentos plásticos que pueden ser de distintos materiales. Aquí te explicamos las características de los dos principales:

 

PLA

Si eres nuevo en la impresión 3D, el filamento PLA es un buen material para empezar. Es fácil de usar y funciona bien en la mayoría de las impresiones. El PLA es útil en una amplia gama de aplicaciones en la impresión 3D y tiene varias cualidades. Por ejemplo, no genera olor, no requiere de cama caliente, y las piezas sufren muy baja deformación.

El plástico PLA es también uno de los materiales de impresión 3D más ecológicos disponibles. Está hecho de recursos renovables (almidón de maíz). Y requiere menos energía para procesar plásticos (a base de petróleo) en comparación a los tradicionales.

Temperatura de extrusor: 180-220 ° C 

Temperatura de cama: 20-55 ° C 

 

ABS

Debido a que es más flexible que el PLA, el filamento ABS es ideal para diseños mecánicos o los que tienen piezas encastradas o pines conectados. En comparación con el PLA, el ABS tiene una vida útil más larga y es más resistente al impacto. También tiene un aspecto más mate y acabado. Puede ser post-procesado con acetona para proporcionar un acabado brillante.

Como al calentarse genera vapores con mal olor, la impresora debe ubicarse en un ambiente ventilado. Para evitar el enfriamiento y la consecuente contracción de las capas inferiores, la máquina tiene que tener plataforma climatizada.

Temperatura de extrusor: 220-235 ° C 

Temperatura de cama: 60-80 ° C 

 

Tanto el filamento ABS como el PLA pueden conseguirse en una amplia gama de colores, desde los clásicos blanco y negro hasta colores llamativos o en tonos pastel. Ambos pueden pintarse por encima en caso de necesitar cambiar el color de la pieza o añadir detalles sobre el fondo principal.

 

En Trimaker los filamentos se venden en rollos de 1 kg y son producidos en Argentina por fabricantes nacionales.

0