Your address will show here +12 34 56 78
Filamento
ABS, Educación, FDM, Filamento, Impresoras 3D, Isaac Powell, PLA
Cómo elegir el mejor filamento   ¿Cómo podemos saber cuál es el mejor filamento para nuestra impresora 3D o para la pieza que deseamos realizar? Lo principal es conocer de antemano las distintas propiedades de cada material. Y, luego, ¡experimentar!     ABS   Comencemos con el ABS. Su nombre completo es Acrilonitrilo butadieno estireno y se lo considera el abuelo de los filamentos de FDM.   Temperatura:   El ABS se imprime a 210° – 240° C. La cama caliente debe estar a 80° C o superar esa temperatura.  Es importante saber que el ABS comienza a ablandarse a los 105° C. Por eso, hay que tener en cuenta que el lugar al cual esté destinado el objeto no alcance ni supere esta temperatura. De ser así, perdería rigidez y podría incluso llegar a perder su forma.   Rendimiento:   El ABS se comporta muy bien durante la extrusión, porque sale sin inconvenientes de la mayoría de las boquillas sin formar grumos o atascarse. Sin embargo, una vez extrusado su comportamiento cambia y puede traernos complicaciones, ya que suele encogerse al enfriarse. Si la pieza se va achicando a medida que la imprimimos se pueden quebrar o despegar las capas, sobre todo si el objeto es muy grande. Con el ABS siempre es fundamental trabajar con una impresora 3D de cama caliente y preferentemente con paredes laterales. Así se garantiza la temperatura constante ideal para este material. Otro aspecto a considerar es que el ambiente en que se ubica la máquina no sea muy frío ni tenga corrientes de aire.  En cuanto a la rapidez de impresión, el ABS se puede imprimir a gran velocidad.   Resistencia:   El ABS es un plástico fuerte si se lo imprime a una temperatura suficiente para obtener una buena unión de las capas. Tiene bastante flexibilidad y cuando se lo expone a presión tiende a doblarse o estirarse en lugar de quebrarse.     Vapores:   Una desventaja de imprimir con ABS es que al calentarse desprende un olor fuerte. Por lo general no trae problemas, pero algunas personas sensibles pueden sentir irritación si el espacio no está ventilado.   =&6=&
0

COSMOS, Costo, Educación, Filamento, Impresoras 3D, Nicolás Fischman, PLA, Precios, SupraPixel, Trimaker, Video
Video publicado en el canal de Youtube de SupraPixel el 14/09/2016.   SupraPixel se define como “tu punto de información de tecnología”. Es un sitio que se dedica a difundir noticias tech y hacer análisis de smartphones, tablets, hardware y apps.   El objetivo de este video es poder calcular cuánto cuesta imprimir una pieza en 3D. Por eso, es muy útil para quienes lo hacen frecuencia y aún no saben cómo determinar los costos. Así como para principiantes, aficionados dando sus primeros pasos, estudiantes y profesores.   También es relevante para quienes están pensando en comprarse una impresora 3D y están analizando las opciones que brinda el mercado en cuanto a máquinas, materiales de impresión, etc.   El video forma parte de la serie de análisis de impresión 3D en casos reales cotidianos de Nicolás Fischman, quien comienza diciendo que lo ha realizado expresamente a pedido del público. Según sus palabras, “a la gran mayoría de los que vieron los videos de impresión 3D les interesa saber cuánto les costaría imprimirse algo en 3D”.     Método para calcular el costo de impresión   “Tengan en cuenta que en este video les voy a enseñar el método para poder calcular cuánto cuenta imprimir algo en 3D”, anticipa Fischman. Y aclara que no es posible dar un valor final fijo para todos los casos.   Como se podrán imaginar, el valor depende del tamaño de la pieza y su complejidad, del costo del kilogramo de rollo de filamento, y del costo de la electricidad en cada lugar. Desde luego, según dónde se compre el material y a qué precio se consiga, el costo final va a variar. Porque, como mencionamos antes, incluso hay que considerar que el precio de la electricidad es distinto en cada país.   Pero el método va a ser efectivo para todos los casos.   Cálculo con impresora 3D Trimaker COSMOS y filamento PLA   Para hacer el cálculo, Fischman elige la impresora 3D Trimaker COSMOS, la cual ya ha analizado en un video anterior. Y la ha utilizado en muchos otros ejemplos de casos reales.   Asimismo, toma como referencia el filamento PLA de Trimaker como material de impresión.   Primer paso: ir a la PC   Hay un par de datos primordiales para hacer el cálculo que se encuentran en el programa Cura. Llevando a la cama de impresión de Cura el objeto que queremos imprimir en 3D vamos a poder ver la duración del proceso de impresión y la cantidad de material que va a consumir.     Una vez que tiene esos datos, Fischman ingresa al sitio web de la empresa proveedora de electricidad en su región para ver el cuadro tarifario. Con esa información puede determinar cuánto cuesta un kilowatt hora para un usuario de sus características. En este caso, son 0,5 pesos argentinos por kilowatt hora.   “Ahora solamente nos falta ver cuánto es lo que consume la Trimaker COSMOS”, continúa Fischman. Para lo cual accede a la hoja de especificaciones de la COSMOS que puede descargarse en Trimaker.com.   Los valores promedio de consumo de la impresora son 220 voltios y 4 amperios. Es decir, 880 watts por hora.   Creando el método   “Primero vamos a calcular el costo de la pieza en base al material. Y después, dependiendo del tiempo que nos costó imprimir la pieza, vamos a calcular cuánto consumimos de energía eléctrica”, explica Fischman.   Y aclara que la matemática que se utiliza para determinar el método es “súper básica”.   Fischman es muy didáctico y el video tiene la velocidad adecuada para poder seguir sus explicaciones. Con un papel, una lapicera, una calculadora y la famosa regla de tres simple nos mostrará cómo hacer el cálculo.   El método no es más que una serie de reglas de tres simple para ir obteniendo los valores que finalmente hay que considerar. Los números van a variar con cada pieza, con cada máquina y según cada lugar geográfico. Pero el camino a seguir será siempre el mismo.     ¿Les adelantamos cuánto cuesta imprimir la pieza que eligió Fischman para hacer la demostración?   Se trata de un accesorio para empujar el tubo de pasta dental para aprovechar al máximo su contenido. Es una pieza que consume 1 gramo de filamento y tarda 5 minutos en ser impresa. Su costo en pesos argentinos: $0,53.   Recomendamos aprender este sencillo método. Una vez que se internaliza, nos permite hacer rápida y mentalmente un cálculo estimado de cada pieza que deseamos imprimir. ¡Miren el video para aprovechar las imágenes y las explicaciones en vivo, que valen la pena!   Otros videos de Suprapixel sobre Impresión 3D:  

Leer más

1

Arquitectura, Construcción, FDM, Filamento, grafeno, materiales
El grafeno se conoce como uno de los materiales más livianos y resistentes del planeta. A esas cualidades se suman una extraordinaria dureza –muchísimo más que el diamante y el acero- pero con gran flexibilidad. Y, por si eso fuera poco, una notable capacidad de transmitir el calor y la electricidad.   Mucho, ¿no? Y si a eso le añadimos que es transparente, parece ser el súper héroe de los materiales.   Estructuralmente, el grafeno es una capa de átomos de carbono enlazados de manera octogonal. Pero, en lugar de ser una estructura tridimensional, es una retícula hexagonal bidimensional del grosor de un sólo átomo.   Bien, pero, ¿se puede usar en impresión 3D? ¡Sí!   Mezclada con plástico, esta sustancia ya está siendo probada para obtener filamentos ultra resistentes. Los objetos con ciertas formas impresos en 3D con este filamento “emponderado” con grafeno son 10 veces más duros y 20 veces más livianos que si estuvieran compuestos de acero.     Tinta de grafeno para imprimir en 3D   En Inglaterra, investigadores españoles e ingleses crearon una “tinta” que puede ser extruida por una impresora 3D para crear estructuras tridimensionales. La pasta es a base de agua y está compuesta de grafeno químicamente modificado, óxido de grafeno (GO) y reducción de óxido de grafeno (rGO) más una pequeña cantidad de un polímero.   De esa forma, se están pudiendo imprimir objetos tridimensionales con la técnica de FDM. Porque la pasta tiene la consistencia adecuada para ser extruida por una boquilla y que cada capa soporte el peso de la capa posterior.   Lo curioso es que el grafeno es hidrófobo, lo que significa que no se puede hacer una tinta de grafeno con base de agua directamente. Por eso se usa óxido de grafeno para componer la tinta e imprimir la pieza. Luego, esa pieza debe ser sometida a un tratamiento térmico en una atmósfera controlada para recuperar las propiedades del grafeno.   Y son precisamente esas propiedades las que hacen que el desarrollo de este material sea especialmente esperado por la biomedicina, la ingeniería espacial y la construcción de grandes infraestructuras, entre otras áreas en las que la impresión 3D está tomando envión.
0

Arquitectura, consejos, Diseño, fabricación digital, Filamento, Impresión 3D, Impresoras 3D, Madera, materiales, Trimaker
¿Es posible imprimir en 3D con madera?   Si bien los materiales para imprimir no están compuestos 100% de madera, las piezas tienen el aspecto, el tacto e incluso el olor de la madera.   Dependiendo de la marca, los filamentos de madera contienen entre un 30 y un 40% de maderas recicladas de diferentes tipos y un 60 a 70% de polímeros de unión. Se utilizan de manera similar a la impresión con PLA, pero con la particularidad de que cambian de color en función de la temperatura de impresión. A 180ºC tienen un color claro y a 245ºC presentan un color más oscuro.   Posterior a la impresión, es posible cortar, lijar e incluso pintar con facilidad las piezas impresas con este tipo de filamentos.   Desde el año 2012 podemos encontrar filamentos de madera para la impresión 3D, pero aún hoy sigue siendo algo experimental.   Fue el fabricante alemán Kai Parthy quien desarrolló el primer filamento con aspecto de madera real, al que llamó LayWoo-D3.   Este y otros filamentos similares considerados “de madera” tienen un acabado muy similar a la madera a pesar de contener una alta proporción de polímeros.   Existen otros filamentos con espuma y colorantes especiales que imitan el acabado de la madera, pero no permiten el mismo trabajo post-impresión ni huelen a madera real.   Uso de la madera en impresión 3D   Las herramientas, las interminables horas de trabajo y los altos costos son algunas de las limitaciones con las que se encuentran artesanos, diseñadores y arquitectos a la hora de trabajar con madera. Gracias a la fabricación aditiva (FFF/FDM) y a los filamentos de madera, los tiempos y costos disminuyen. Las piezas tienen un buen acabado y la complejidad de la forma no incide en la dificultad del trabajo. Esta tecnología es ideal para impresiones 3D de maquetas o piezas que necesiten tener el aspecto, el tacto e incluso el olor de la madera.       Su uso no se limita únicamente a lo profesional. Por el contrario, cualquier usuario de impresoras 3D puede incursionar en el arte de la impresión con madera sin tener conocimientos previos de carpintería.   Tips de impresión   Si estamos planeando incursionar en la impresión 3D con madera es importante que comprobemos que nuestras impresoras 3D cumplan algunos requisitos antes de comenzar a imprimir con este tipo de filamentos.     Hacer una pequeña impresión de prueba ayuda a verificar si el caudal de extrusión es correcta para este material. Es recomendable agregar algunas líneas de skirt antes de que la impresora comience con el objeto en sí. Si la impresión de la skirt* es áspera y desigual, o si no hay o hay poco material extruido, se sugiere aumentar la velocidad de alimentación, lo que resultará en un aumento del volumen de filamento extruido para las primeros capas. Estas técnicas en realidad evitarán una llamada “extrusión seca”, que es bastante común con materiales fibrosos y menos viscosos como lo son los filamentos con madera.   Para que el filamento no se degrade debido a una larga exposición al calor y pueda pasar correctamente por el extrusor, se recomienda comenzar con grosores de capa altos (0.25-0.30mm).   Es importante aclarar que los filamentos de madera son muy buenos para ocultar las líneas de capa entre cada una de ellas, por lo que las formas simples pueden ser impresas con alturas de capa mucho mayores.   Por otro lado, es necesario aumentar la velocidad de impresión (50-80 mm/s.) y la distancia de retracción, ya que este tipo de filamento suele ser más fluído que el PLA.   Si lo que se busca es generar un efecto veteado como el que tienen las maderas reales, debemos “quemar” el filamento. Al aumentar la temperatura de extrusión el aspecto de la pieza irá cambiando hasta conseguir el efecto natural deseado.     Una vez impresa, no se debe quitar la pieza inmediatamente de la plataforma de construcción. Por el contrario, se debe dejar reposar y enfriar. En caso de tener ventiladores de refrigeración grandes y eficientes este paso demorará menos tiempo.   Por último, es necesario purgar la máquina de las sobras de filamentos de madera al finalizar la impresión. Para esto puede utilizarse PLA o ABS. Generalmente, se instala un rollo de ABS, se calienta a 250ºC e inmediatamente se extruyen entre 70-100 mm de filamento para que no queden restos de fibras de madera en la cámara de calor o boquilla. Si bien puede considerarse esto como un desperdicio de material, no hay que subestimar este proceso, ya que no hacerlo podría significar un gasto mucho mayor al tener que reemplazar ciertas piezas de la impresora 3D.   Opciones de filamentos de madera disponibles en el mercado   Fillamentum es uno de los fabricantes que tiene entre su catálogo filamentos de madera. Por el momento, cuenta con cuatro tonalidades distintas: Timberfill “Light Wood Tone”, Timberfill “Rosewood”, Timberfill “Champagne” y Timberfill “Cinnamon”.     Existen otras marcas que venden filamentos de este tipo: ColorFabb WoodFill, BambooFill, CorkFill Hatchbox Woodfill FormFutura EasyWood Polymaker PolyWood   En este video podemos apreciar cómo queda un elefante de madera:  

Leer más

0

consejos, Extrusor, FDM, Filamento, Impresión 3D, Problemas, tips, Video
Hoy vamos a hablar de las ventajas de usar distintos tamaños de boquilla para obtener diferentes resultados en nuestras piezas impresas.   La mayoría de las impresoras FDM tienen boquillas de 0,4 mm, lo cual es un buena medida si consideramos que la velocidad de impresión y el nivel de detalle que se consiguen son óptimos y estándar.   Pero vale la pena probar otras medidas. Cambiar la boquilla es fácil y solo lleva unos minutos. Y usar diferentes tamaños de boquillas puede darnos diferentes ventajas.   Sin embargo, una encuesta realizada por Prusa arrojó que solo un 20% de los usuarios indicaron haber probado alguna vez una boquilla diferente. Es como comprar una cámara réflex y nunca cambiar la lente. Funciona, pero estamos limitándonos un poco.     Esto es lo que ya sabemos: Con una boquilla más pequeña -es decir, de menor diámetro- podemos incrementar el nivel de detalle con un tiempo mayor de impresión. Y con boquillas de tamaños mayores podemos imprimir más rápido pero con menor detalle.   Bueno, las cosas no siempre son tan sencillas. Con varios ejemplos reales vamos a analizar cuándo es conveniente usar cada boquilla.   Pero primero tenemos que tener bien clara la relación entre el diámetro de la boquilla y la altura de la capa.     ¿Cómo se relacionan el diámetro de boquilla y la altura de capa?   El diámetro de la boquilla limita la máxima altura de capa que podemos imprimir con ella. Una buena regla es mantener siempre la altura de capa por debajo del 80% del diámetro de la boquilla. Si superamos ese valor las capas dejarán de pegarse bien entre sí, porque la boquilla ya no estará haciendo presión con la capa actual sobre la capa inferior.   Modificar el diámetro de la boquilla afecta a la resolución casi exclusivamente en el plano horizontal, que es paralelo a la base de impresión.   En cambio, modificar la altura de la capa afecta a la resolución vertical, por lo que el resultado se manifiesta principalmente en los laterales y en las superficies inclinadas.   El tiempo   La impresión 3D no es un proceso muy rápido. Una pieza de unos pocos centímetros puede tardar horas en imprimirse.   Por eso es bastante sorprendente el hecho de la mayoría de las personas no considere imprimir con boquillas más grandes.   Las boquillas más grandes depositan perímetros más anchos. Lo que significa que para lograr el mismo espesor de pared se necesitarán menos perímetros.   Además, una boquilla con un diámetro más grande también permite hacer capas de mayor altura.   Al combinar estos dos efectos se logra una reducción significativa del tiempo de impresión.   Sin embargo, imprimir una pieza en “modo espiral” con un solo perímetro demora lo mismo sin importar el diámetro de la boquilla, ya que la impresora tiene que realizar exactamente los mismos movimientos.   ¿Cómo imprimir más rápido?   Antes de ver cómo lograr impresiones más rápidas, comencemos viendo qué pasa si usamos una boquilla de 0,25 mm de diámetro, considerablemente más pequeña que la estándar de 0,4 mm.   Como vimos antes, un menor diámetro incrementa la resolución en el plano paralelo a la base de impresión, por lo que es ideal para imprimir texto de pequeño tamaño.   Por ejemplo, algunas de las letras de esta tarjeta son demasiado pequeñas para la boquilla de 0,4 mm.     Pero con la boquilla de 0,25 mm todas las letras se imprimen completas y son legibles. Y cambiar la altura de capa no tiene ningún efecto en la calidad de impresión en este caso.   Otra aplicación para las boquillas pequeñas es la impresión de piezas de joyería. Con una boquilla de diámetro chico obtenemos líneas finas más definidas y menos huecos en la capa superior.     ¿Y qué pasa si queremos imprimir miniaturas?   A decir verdad, la boquilla estándar de 0,4 mm ya imprime bastante bien. La diferencia entre estos dos cofres es imperceptible.     Donde veremos mejoras es en los soportes. Los soportes impresos con una boquilla menor son más finos, más fáciles de retirar y dejan menos marcas en la pieza impresa. Esa es la razón por la que este goblin tiene mejor aspecto hecho con una boquilla de 0,25 mm.     Desventajas de usar una boquilla más pequeña   Para comenzar, el tiempo de impresión se incrementa con respecto a una boquilla de 0,4 mm. La impresora tiene que realizar más movimientos para depositar la misma cantidad de filamento.   Por ejemplo, para hacer una pared de 2 mm de espesor hacen falta 8 perímetros en lugar de los 5 que deberíamos hacer con una boquilla de 0,4 mm. También se incrementa el riesgo de que el filamento se atasque. Las partículas de polvo y otras impurezas que pasan sin dificultad por una boquilla de 0,4 mm pueden quedar atascadas en una boquilla de 0,25 mm. Eso implica que no podremos usarla con filamentos cargados de partículas, como madera o metal.   Resumiendo, obtenemos mayor resolución en el plano XY, mejor impresión de texto, joyería y logos. Y es más fácil retirar los soportes.   Pero se incrementa el tiempo de impresión, hay mayor riesgo de atascos, y menor gama de filamentos con los que imprimir.   ¿Y si elegimos una boquilla mayor a 0,4 mm?   La boquilla de 0,6 mm puede resultar más interesante que las más pequeñas.   Si nuestro modelo no tiene detalles finos, será casi imposible notar la diferencia entre una boquilla de 0,4 mm y una de 0,6 mm. Sin embargo, estaremos reduciendo varias horas el tiempo de impresión.   Para hacer este macetero se ahorraron tres horas manteniendo la misma altura de capa para hacer una comparación justa.     Recordemos que con una boquilla de 0,6 mm podemos imprimir con mayores alturas de capa y ahorrar aún más tiempo.   Esta lámpara Voronoi se hizo casi 9 horas más rápido que con una boquilla de 0,4 mm. Y estas figuras de la muerte tardaron las dos tres horas en imprimirse empleando la misma altura de capa. Podemos deducir cuál de las dos fue impresa con la boquilla de 0,6 mm.     En conclusión, se imprime más rápido y sin que haya un descenso en la calidad de impresión.   Otra ventaja   En los tests de resistencia al impacto, las piezas impresas con la boquilla de 0,6 mm absorbieron un 25% más energía que las impresos con la boquilla de 0,4 mm.   Las pruebas se hicieron con una media de 10 muestras, ignorando el mayor y el menor valor de cada serie. Por eso hay 8 muestras en este gráfico.   Y un par de desventajas   Por supuesto, los pequeños detalles como las letras quedan peor con la boquilla de 0,6 mm. Y los soportes son más difícil de retirar, lo que supone uno de los principales inconvenientes.     Resumiendo, con una boquilla de 0,6 mm podemos imprimir hasta el doble de rápido, con una calidad parecida a la que se obtiene con una boquilla de 0,4 mm. Las piezas resultantes son más resistentes y hay bajo riesgo de que la boquilla se atasque. Pero obtenemos peores resultados en los detalles finos y es más difícil retirar los soportes.   ¿Qué pasa si usamos una boquilla aún mayor?   ¿Un milímetro? Sí.   Si nuestro modelo tarda muchas horas en imprimirse, con la boquilla de 1 mm podremos terminar en una o dos horas. Será posible hacer capas de medio milímetro o más. Y no siempre las piezas lucirán horribles. Aunque es cierto que su acabado es diferente, en algunas piezas esto queda bien.   Este lapicero tardó 11 horas en imprimirse con una boquilla de 0,4 mm. Este otro se imprimió en 1 hora y 40 minutos.     Hay otra sorprendente ventaja al imprimir con una boquilla de 1 mm: Todas las esquinas se redondean automáticamente. Lo cual es ideal, por ejemplo, para imprimir juguetes infantiles.   ¡Y se pueden imprimir 5 dinosaurios como estos en el tiempo que imprimiríamos uno solo con una boquilla de 0,4 mm!     Las piezas de un solo perímetro impresas en filamento transparente tienen una apariencia interesante y hacen que la luz se refracte de una manera particular.   Pros y contras   Resumiendo, con una boquilla de 1 mm podemos imprimir muy rápido piezas con mayor resistencia y una apariencia diferente caracterizada por capas muy altas. Y con prácticamente cero riesgo de atasco en la boquilla.   Pero los objetos carecerán de detalle, las capas serán muy visibles (lo cual se suele querer evitar), los soportes serán difícil de retirar, y el filamento parecerá que desaparece de la bobina por la cantidad empleada.   Aquí podemos ver el video completo:  

Leer más

0

Filamento, Impresión 3D, materiales, PLA, Spinner
Hoy hablaremos de los plásticos. Si ya sabemos lo que es una impresora 3D y hemos pasado al nivel de comenzar a imprimir es importante saber con qué material queremos trabajar y qué características tendrá el objeto que queremos fabricar. Es aquí donde llega un tema importante que debes conocer: los plásticos en la impresión 3D.   Los plásticos son los materiales más comunes dentro de la impresión 3D, pero ¿cuánto sabes acerca de ellos? ¿Qué diferencias existen entre cada uno de estos plásticos? Cada una de las tecnologías 3D fabrica con diferentes tipos de materiales, por ejemplo, la tecnología FDM/FFF trabaja con filamentos, la esterolitografía con resinas líquidas de fotopolímeros y el sinterizado láser con polvos termoplásticos.   Para que entiendas en profundidad el mundo de los plásticos en la impresión 3D hemos creado una completa guía que te ayudará a entender cada uno de los materiales, hoy te presentamos los plásticos, también puedes encontrar los materiales orgánicos, metales y mucho más…    

Los plásticos en la impresión 3D Leer más

0

Argentina, Filamento, Filamentos trasnlúcidos, Industria argentina, PLA, Printalot, Uncategorized
La característica principal de los filamentos translúcidos o transparentes es que permiten el paso de la luz, por lo que las piezas resultantes presentan una acabado particular y son aptas para irradiar luz si se les pone una fuente de iluminación en su interior.   Podemos encontrarlos en una gran variedad de colores y tienen un brillo que los caracteriza y diferencia de los filamentos opacos.   Para aprovechar su mayor cualidad, la transparencia, es recomendable realizar impresiones de un solo perímetro. Si la pieza tiene relleno, la luz no podrá atravesar las paredes y el resultado será más parecido al de cualquier filamento opaco, aunque aún seguirá destacándose por el brillo de la superficie.     El filamento PLA translúcido es biodegradable y eco-amigable.   Como el resto de los filamentos PLA, se trata de un plástico derivado del maíz, muy fácil de imprimir, no tóxico y biodegradable.   La tolerancia dimensional es de +-0,03mm (típicamente 0,02mm), lo que evita cualquier tipo de atascamiento.   Diámetros: 1,75mm y 2,85 mm Densidad: 1,24 g/cm³ TG: ~ 60°C Temperatura de extrusor: 180° – 230° Temperatura de cama: 20° – 60°. No es necesario el uso de cama caliente.     Hay un filamento translúcido llamado Glam que contiene sustancias brillante agregadas que le dan un aspecto único a las piezas.   Las condiciones de impresión para Glam son las mismas que las mencionadas anteriormente, aunque se recomienda una boquilla de 0,6 o mayor para minimizar el riesgo de obstrucciones y para que se luzca más el efecto de los brillos.     Las imágenes y los datos técnicos de los filamentos son de Printalot.
0

ABS, Filamento, Impresión 3D, PLA, Trimaker
En el mercado encontraremos una gran variedad de filamentos que podemos utilizar para nuestras impresiones. Dependiendo del filamento que usemos, tendremos resultados que pueden variar en calidad. Por otro lado, dependiendo del plástico con el que estén compuestos los filamentos que usemos, requerirán de distintos cuidados por nuestra parte.   En esta ocasión, podremos conocer en mayor profundidad dos filamentos en particular: aquellos producidos con ácido poliláctico (PLA) y los producidos con polimerización de acrilonitrilo, butadieno y estireno (ABS).   Filamentos producidos con PLA   Son los de mayor uso por su facilidad de impresión y excelente adherencia entre capas.   Si somos nuevos en la impresión 3D, el filamento PLA es un buen material para empezar, ya que es fácil de usar y funciona bien en la mayoría de las impresiones. El PLA es útil en una amplia gama de aplicaciones en la impresión 3D. Tiene varias cualidades, como no generar olor, producir baja deformación en las piezas y no requerir cama caliente.   El plástico PLA es también uno de los materiales de impresión 3D más ecológicos disponibles. Está hecho de recursos renovables (almidón de maíz) y requiere menos energía para procesar plásticos (a base de petróleo) en comparación con los tradicionales.   En su fabricación, el ácido poliláctico es aditivado químicamente en bajas proporciones con elementos que hacen que el filamento sea más fuerte, menos rígido, con mejor estabilidad dimensional, mayor fluidez, menor contracción y menos propensos al warping. Sabemos que es muy común que al imprimir piezas que ocupan mucha superficie las esquinas tiendan a levantarse debido a la contracción del material, lo cual es bueno reducir al máximo eligiendo el material adecuado.   Al hablar de su reactividad, debemos tener en cuenta que el filamento será estable, siempre y cuando se encuentre en las condiciones de almacenaje recomendadas. Por ejemplo, se debe evitar la exposición a la llama o a temperaturas superiores a 230° C (446 F) por períodos de tiempo prolongado.   Una ventaja es que es insoluble en el agua, por lo que puede contaminarla  

Números Leer más

1

Educación, FDM, Filamento, Guía, Libro
En Trimaker creemos que la tecnología de la impresión 3D debe estar presente en todas las instancias de la enseñanza formal e informal. Porque representa una herramienta clave para desarrollarse en un mundo en el que cada vez es más común el uso de este tipo de tecnologías. Y porque es un instrumento que permite el traspaso del mundo digital al físico, dándole un nuevo sentido al trabajo en una computadora.   Por eso, creamos una Guía de impresión 3D para educadores que puede aplicarse y adaptarse a todos los niveles de la enseñanza.   Aquí hablaremos sobre la tecnología FDM. Ofrecemos un panorama resumido del contenido de la guía que sirve como referencia y eje para comenzar a hablar sobre este tema. Quienes deseen la versión completa pueden contactarnos a [email protected]   TEMA 2   ¿Qué es FDM?   FDM son las siglas de Fused Deposition Modelling, que significa “modelado por deposición de material fundido”. Es una técnica de impresión 3D que consiste en depositar capas planas de material fundido superpuestas entre sí para conseguir un objeto con volumen. Por extensión, se llama impresora 3D por FDM a las impresoras que utilizan esta técnica. Es decir, que imprimen a partir de la fundición de filamento plástico.   La tecnología de filamentos es actualmente la más popular y accesible. Además, es la más adecuada para el uso en el aula.   Ventajas:   – Usa materiales no tóxicos, biodegradables y reciclables.   – Es de fácil uso.   – Es de fácil instalación e implementación.   – Puede verse con facilidad cómo es su funcionamiento.   – Es segura para el manejo por parte de personas no profesionales, ya que sus mecanismos y espacios peligrosos (extrusor y cama caliente) quedan protegidos y están señalizados como tales.   – Hay bibliotecas de material libre y descargable on-line.   Diagrama de una impresora FDM     En esta sección veremos en detalle los componentes de las impresoras FDM y su funcionamiento. De esta manera, comenzaremos a familiarizarnos con los términos específicos de la tecnología que usaremos de acá en adelante.   1- Bastidor y Ejes cartesianos: La impresora trabaja en tres ejes -X, Y y Z- de manera que las capas se dibujarán en X e Y. Luego habrá un desplazamiento en Z equivalente a la distancia de la altura de las capas y comenzará la impresión de la capa siguiente. Dependiendo del modelo de la impresora, el movimiento en Z podrá ser un desplazamiento de la plataforma de construcción hacia abajo o un desplazamiento del extrusor hacia arriba.   2- Plataforma de construcción: Es la superficie sobre la cual se deposita la primera capa de material. Es fundamental lograr una correcta adhesión del material a la plataforma, ya que de esto dependerá que se construya correctamente la impresión. La mayor parte de los filamentos necesitan una plataforma calefaccionada que mantenga al material extruido a una temperatura que evite que la pieza se contraiga y se despegue de la base. Si es necesario, sobre la plataforma se aplican sprays adhesivos (como el Roby) que generan una película adherente. O se cubre la superficie de la plataforma con cinta de papel para crear una superficie rugosa. Dependiendo de la configuración de la impresora, la plataforma se moverá hacia arriba y abajo o hacia atrás y adelante.   3- Filamento: Las impresoras FDM utilizan material termoplástico que vienen en bobinas. Los termoplásticos son polímeros que se funden al aplicarles calor. Los más usados en impresión 3D son el ABS y el PLA, que vienen en una gran variedad de colores.   El PLA (Ácido Poliláctico) es un plástico derivado del maíz o la caña de azúcar. Es biodegradable y su comportamiento y resistencia son similares a los del PET. En la industria, el PLA se usa para realizar envases para alimentos. Es óptimo para imprimir en el aula, ya que es uno de los plásticos que presenta menos dificultades durante el proceso, además de no ser tóxico.   El ABS es un material muy usado en los objetos cotidianos. Es de lo que están hechas las carcasas de los productos electrónicos, como los monitores y los controles remotos, entre otros. Se caracteriza por ser resistente a los golpes y, en impresión 3D, se recomienda para piezas que busquen tener resistencia mecánica como, por ejemplo, un engranaje.   4- Extrusor: El extrusor funciona de una manera muy similar a una pistola de silicona. Tiene un orificio por el que se introduce el filamento plástico, que es empujado por una rueda tractora hacia la zona de calentamiento para finalmente salir por una boquilla varias veces más chica que el diámetro original. En impresión 3D se usan dos diámetros de filamento: 3 mm y 1,75 mm. Cada impresora usa solamente uno de estos diámetros y debería estar especificado en los datos técnicos del fabricante. La Trimaker Cosmos, por ejemplo, usa filamento de 1,75 mm.   a) Resistencia: Se ocupa de calentar el barril del extrusor para fundir el filamento.   b) Recubrimiento aislante: Evita que el filamento se adhiera al conducto y tape el extrusor.   c) Boquilla de extrusión: Reduce el diámetro del filamento, que es de 3 mm o de 1,75 mm dependiendo de la máquina que se use. Es por donde saldrá el filamento a lo largo de la impresión y lo que definirá el ‘trazo’ con el que se dibujará cada capa. El diámetro estándar de la boquilla suele ser de 0,4 mm, pero pueden encontrarse también boquillas de 0,1 mm a 1 mm. Cuanto mayor sea el diámetro de la boquilla, menor será la definición y mayor será la velocidad de impresión. Esto solo modificará la definición en X e Y, que es dónde veremos los trazos de la boquilla, pero no será tan influyente en la definición en Z. Si se necesita usar la impresora para piezas que no tengan detalles muy pequeños en su cara superior, podría ser conveniente usar una boquilla más grande. Mientras que si tenemos una pieza sumamente detallada convendrá usar una boquilla de menor diámetro a pesar del mayor tiempo de impresión para sacar más provecho de la herramienta.   5- Pieza impresa: Se construye sobre la plataforma y queda adherida a ella hasta que su temperatura baja a temperatura ambiente. Una vez fría, la pieza se desprende sola de la plataforma y está lista para usar o darle terminación.   Uso de la impresora   Antes de empezar, asegurarse de tener los siguientes elementos:   – Hoja de calibración (por ejemplo, un post-it o una hoja de computadora).   – Fijador de pelo Roby o similar para mejorar la adherencia.   – Suficiente filamento para la impresión que se desea hacer.   – Tarjeta SD con una pieza lista para imprimir.   Calibración: Al comenzar una impresión, la primera capa de material debe estar bien adherida a la plataforma de construcción. Para lograr esto, debemos calibrar la distancia entre la boquilla y la placa de construcción para que sea igual a lo largo de toda su superficie. Además, debe procurarse que se mantenga una distancia que no sea muy grande ni demasiado pequeña. Si la boquilla se encuentra alejada de la placa, el material no se va a adherir y va a comenzar a acumularse en el extrusor generando una bola de plástico, pudiendo incluso llegar a romper el extrusor. Por otro lado, si la boquilla está muy cerca de la placa la salida del filamento se bloqueará, la rueda tractora que empuja al material continuará haciéndolo y, al no avanzar, éste rebalsará y se acumulará plástico en los dientes de la rueda.   La distancia correcta entre el extrusor y la cama es el espesor de un papel. Éste debe pasar fácilmente entre la placa y la boquilla sin arrugarse o desgarrarse, pudiéndose sentir una pequeña fricción al moverlo. Para regular la cama se utilizan las cuatro perillas ubicadas bajo la misma. Según el sentido en que se giren, se agrandará o se achicará la distancia.   Carga de filamento: Cargar o cambiar el filamento es una de las acciones más frecuentes en el uso de la máquina. Esto sucede en tres ocasiones: antes del primer uso, cuando está por terminarse el rollo que tiene cargado la máquina o en el caso de querer usar otro material y/o color.   El modo en que se cambia el filamento difiere según la marca y modelo de la impresora, pero todos tienen en común que para cambiarlo debe tenerse en cuenta la temperatura de los materiales. Por ejemplo, si estamos utilizando ABS, cuya temperatura de fundición es ~ 230°c, tendremos que llevar el extrusor a esa temperatura. Esto suele hacerse por medio del menú del panel de control. Una vez alcanzada la temperatura, se puede retirar el material e inmediatamente colocar el nuevo que se va a utilizar. Si el cambio se va a hacer por otro tipo de material con una temperatura de fundición distinta, necesitaremos, una vez cambiado, modificar la temperatura del extrusor hasta la temperatura del nuevo material elegido.   Impresión: Antes de comenzar la impresión, rociar una fina capa de Roby sobre el vidrio procurando no rociar sobre las barras y mecanismos. Luego, colocar la tarjeta SD y elegir el nombre del archivo que se quiere imprimir. La impresión puede tardar unos minutos en comenzar. Durante la impresión, la pantalla mostrará el progreso de la impresión y las temperaturas. Cuando la impresión haya terminado, esperar a que la cama de impresión se enfríe antes de retirar la pieza.   PROBLEMAS FRECUENTES   Durante la impresión con FDM hay algunos problemas frecuentes que tienen fácil solución. Cada usuario irá conociendo las características de su equipo y podrá ir probando las soluciones para los inconvenientes que se le presenten durante la impresión. Es importante que los alumnos se familiaricen con estos temas, ya que se les presentarán durante el trabajo en el aula. Saber hacer frente a ellos les aportará una ventaja durante el proceso de estudio y, posteriormente, en la aplicación de los conocimientos en el campo laboral.   ¿Cuáles son los

Leer más

0

+107 Recursos para convertirte en un/a Lider en Impresión 3D

Apurate! El Mercado evoluciona día a día y tenes que estar a tiro con las últimas técnicas en Impresión 3D…

×

Llevate Gratis 1KG de Filamento*

Esta es una oferta de stock limitado, tenemos 25 unidades del color que selecciones.

*con la compra de una cosmos ii.

×
Abrir chat