Your address will show here +12 34 56 78
CAMBIO CLIMATICO
Argentina, Biología, CAMBIO CLIMATICO, Ciencia, Ecología
Un biorrobot creado por dos investigadores argentinos detecta información invisible del entorno y nos permite ser más concientes del aire que respiramos.   El robot, llamado Life Guardian, se propone como una posible nueva especie del antropoceno y fue creado por los artistas electrónicos Ana Laura Cantera y Demián Ferrari para el festival Land Art Mongolia 2018.   Se trata de un cyborg integrado por una parte mecánica impresa en 3D y una parte viva: un hongo. La parte biótica es la que determina y modifica el comportamiento del robot, por lo que es considerada su cerebro.   biorrobot cantera ferrari argentina nh3 amoníaco life guardian cck trimaker   En su estructura posee diferentes tipos de sensores que chequean permanentemente el espacio por donde se desplaza y las condiciones en la que se encuentra el hongo. Está programado para moverse buscando siempre el mayor bienestar para el hongo, por lo que la ruta que traza en su desplazamiento brinda información útil sobre el medio.   Los datos que recauda son de humedad, temperatura, color del hongo, presencia de polución en el aire y tipo de gases en la atmósfera, a la vez que hace un registro fotográfico del entorno. La información puede ser vista en tiempo real en el LCD que contiene en su armazón y queda almacenada en una tarjeta SD junto con la posición donde los parámetros fueron tomados gracias a un dispositivo de GPS.   “El biobot funciona como un animal electrónico-fúngico nacido en la actual era de naturalización e incremento de los nuevos medios y las biomáquinas”, explican Cantera y Ferrari. “Nos propusimos construir un robot que pudiese transitar el territorio y servir como visualizador de información del área que no podríamos apreciar sin tecnología mediante.”   biorrobot cantera ferrari argentina nh3 amoníaco life guardian cck trimaker   Detección de amoníaco en el aire   En la region montañosa de Mongolia donde se lo probó, Life Guardian se desplazó por el terreno en total armonía con las especies del lugar, incluyendo las vacas que pastaban libremente en las laderas.   Con los datos obtenidos se generaron cartografías site specific para tener una mejor visualización de los resultados. Particularmente, llamó la atención que en determinados puntos del desplazamiento del biorrobot se sensaron porcentajes de NH3 que resultaron estar localizados en las zonas específicas donde se encontraba el ganado.   La conclusión fue que ese porcentaje de amoníaco en el aire era consecuencia de las flatulencias de las vacas. Estos animales, así como otros rumiantes, emiten a través de sus flatulencias algunos gases que son especialmente causantes del efecto invernadero y de las lluvias ácidas, como el amoníaco, el dióxido de carbono (CO2) y el metano.     “El próximo objetivo de Life Guardian es cartografiar la zona del Centro Cultural Kirchner, donde estará expuesto como parte del concurso de Arte y Tecnología del Fondo Nacional de las Artes, en el cual ganó una mención honorífica”, cuentan sus creadores, quienes se encuentran en este momento encarando un nuevo desafío que tiene a la impresión 3D como protagonista: un escorpión robótico con dos modos de control (uno autónomo y otro mediante control remoto). El proyecto está en la etapa de prototipado, imprimiendo con distintos materiales eficientes en cuanto a resistencia mecánica y peso, como por ejemplo el nylon.   Fuente del contenido y las imágenes: Cartografías invisibles    
0

AIMPLAS, CAMBIO CLIMATICO, CARMOF, Ciencia, Curiosidades, Ecología, Impacto ambiental, Impresión 3D, Medio Ambiente
La tecnología de impresión 3D está demostrando ser útil en la elaboración de un dispositivo para capturar dióxido de carbono y contribuir a disminuir los gases de efecto invernadero.   Según las Naciones Unidas, uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo es el cambio climático. Los gases de efecto invernadero son una de las principales causantes de este fenómeno de escala sin precedentes y de alcance mundial.   Una forma de reducir los gases de efecto invernadero es eliminando parte del CO2 que contiene la atmósfera. Y aquí es donde la impresión 3D está demostrando ser una buena herramienta para conseguirlo.   Si bien la captura de CO2 es una acción que se lleva a cabo desde hace mucho tiempo para reducir su presencia en la atmósfera, las tecnologías empleadas son poco eficientes y representan alrededor del 70% de los costos de la cadena de captura y almacenamiento de carbono.   Por eso, el Instituto Tecnológico del Plástico AIMPLAS está llevando adelante el proyecto CARMOF para desarrollar un prototipo de un nuevo proceso de separación y captura de CO2 posterior a la combustión a un costo competitivo.   Este prototipo se basa en membranas adsorbentes impresas con tecnología 3D mediante el uso de una pasta de materiales compuestos como grafeno, nanotubos de carbono y MOF (del inglés metal-organic framework).   TRIMAKER, IMPRESION 3D, CO2   La morfología de las membranas absorbentes se diseña especialmente para ser funcional a la composición de gases específica de cada sector industrial, como por ejemplo la fabricación de cerámica, los productos derivados del petróleo y la generación de acero.   Asimismo, el diseño y la impresión 3D de las membranas permiten optimizar al máximo el proceso de adsorción* de CO2.     Se espera que, gracias a la tecnología con la que están realizadas las membranas, estas innovadoras estructuras superen la eficiencia de los procedimientos anti-calentamiento convencionales. En un principio, serán utilizadas para las industrias cerámicas, petroquímicas y siderúrgicas para testear su eficacia.   Con una duración estimada de 48 meses, financiación millonaria de la Unión Europea y participación de socios de más de 9 países, este proyecto de identificación 760884 puede verse en detalle en el sitio web de CARMOF o en el de Cordis (Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo).       * La adsorción es un proceso por el cual átomos, iones o moléculas de gases, líquidos o sólidos disueltos son atrapados o retenidos en una superficie,​​ en contraposición a la absorción, que es un fenómeno de volumen.
0

Abrir chat